Importancia de una copia externa de datos

By: Guido Secco
Jun.11, 2019
0

Una copia externa de datos es la garantía de que estos no se perderán. La información es hoy más importante que nunca y esta se genera, en términos generales, a partir de datos de distinta índole. Su inaccesibilidad o pérdida puede llevar a una compañía a pérdidas millonarias o a la quiebra. Por esta razón, debemos conservar estos datos en soportes fiables, contar con servicios externos que garanticen su preservación y trazar planes de contingencia propios como primera defensa.

Un servicio de copia de datos externo es un seguro más, siempre que estemos en manos de profesionales, que conozcan bien las herramientas tecnológicas y que cuenten con la experiencia necesaria para conservar los datos. Toda protección es poca, por lo que hay que empezar arrojando luz sobre las razones que deben movernos a salvaguardar los datos, en especial las contingencias que debemos tratar de prever.

Así, en este post ahondaremos en las razones que justifican la copia de datos, también abordaremos las ventajas e inconvenientes que ofrece externalizar estas tareas y, por último, comprobaremos qué otras acciones más allá de la copia de los datos tenemos a nuestro alcance.

En definitiva, se busca dar a conocer la importancia de la información en una sociedad cada vez más digitalizada que genera una gran cantidad de datos y que es necesario tratar para mejorar nuestro conocimiento de la situación inicial y, si se puede, adelantarnos a situaciones futuras. Sin duda, para todo ello, merece la pena estar al día respecto del respaldo de datos para asegurar su conservación.

La importancia de las copias de seguridad de datos

Todas las empresas deben estar preparadas y protegerse ante la pérdida de datos. El desenlace de una contingencia no deseada y no gestiona previamente por la empresa pueden poner en riesgo la continuidad del negocio, ya que puede suponer la posible perdida de los datos que poseen un valor inestimable. Existen una gran variedad de amenazas que afectan a este activo (los datos).

Los planes de contingencia y continuidad son una herramienta que nos permite garantizar la seguridad o reducir los efectos negativos que puede suponer el desenlace de una contingencia no deseada. Las amenazas son de distinta índole. Las más habituales son los ataques a través de Internet. Estos pueden tener un origen diverso. Quizás suframos el ataque de un troyano que nos arrebate información sensible o un ransomware nos pida un rescate por unos datos robados.

Los ciberataques aumentaron en 2018 un 43 % frente al año anterior. Se contabilizaron un total de 38 000 incidentes y, además, cabe recordar que algunos de estos han llegado a acaparar titulares en medios de comunicación, lo cual puede dañar la imagen de nuestra compañía de manera irreparable.

Sin embargo, donde destacan los planes de contingencia y continuidad es en mitigar el golpe de eventos inesperados o catastróficos. Así, estos planes se desarrollan en base a recursos de respaldo y con diferentes procedimientos de actuación, los cuales deben ser conocidos por todos los empleados. El objetivo de estos planes es conseguir la restitución ordenada y progresiva de los procesos perdidos del negocio. Las copias de seguridad son una herramienta importante para este fin.

En definitiva, la importancia de salvaguardar los datos reside en la misma supervivencia de un negocio. En un mundo interconectado, donde los datos son un activo más de la compañía, cualquier pérdida puede ser catastrófica. No solo por robos de información sensible; las cuentas de la empresa, los datos de los proveedores o las nóminas de los empleados podrían desvanecerse por un simple error.

¿Puede sernos de utilidad un servicio de copia externa de datos?

Externalizar la copia de datos nos permite tener una copia de respaldo fuera de las instalaciones de la propia empresa, lo cual ya es un extra de seguridad a tener en cuenta. Las ventajas de estos servicios son muchas. La primera es que reduciremos costes y nos pondremos en manos de profesionales con experiencia.

Además, el impacto por la obsolescencia del software y el hardware será menor. Mantenerse actualizado en el entorno digital es sinónimo de seguridad, ya que los programas son mejorados a través de parches y las políticas se van perfeccionando con el tiempo.

Por último, son servicios flexibles, los cuales podemos ir ampliando a medida que la confianza con la empresa que ofrece el servicio va creciendo. Quizás empecemos con un simple servicio de monitorización del tráfico, pero con el tiempo y el crecimiento de la empresa necesitaremos medidas como herramientas de borrado seguro, las cuales reducen los errores por parte de los empleados al borrar datos.

Sin embargo, también existen inconvenientes. Vamos a depender de terceros, algo que va a generar algunas desconfianzas al principio. Además, habrá que adaptar los planes de contingencia y continuidad a esta nueva realidad. Fijar unos protocolos de comunicación eficaces y un acuerdo de confidencialidad será clave para responder rápidamente a cualquier problema. También evitaremos posibles fugas de datos.

Otra pega, según como se mire, es que la experiencia de la plantilla en el manejo de los sistemas TIC puede verse afectada. La externalización de servicios no es perfecta y afectará al desempeño de nuestros empleados, quienes no necesitarán desarrollar habilidades en esta área. Las soluciones quedan en manos de la empresa proveedora del servicio de seguridad.

Acciones complementarias

Las acciones complementarias apuntalan los planes establecidos. Realizar una copia de respaldo periódica y comprobar que se restaura de manera adecuada nos permitirá conocer si el plan funciona. En caso contrario, sabremos dónde falla y actuaremos en consecuencia. En este aspecto, identificar los servicios y procesos críticos es clave, ya que la pérdida de datos generados por errores en los procedimientos de seguridad, invalidarían todo el plan.

por último, si bien tratamos de evitarlas, nos acabaremos enfrentando a una crisis de seguridad. Sea por un ataque que ha sorteado los cortafuegos o por un apagón fortuito, contar con una serie de protocolos y medidas para una crisis bien estructuradas, conocidas y practicadas contribuirán a superar el infortunio con las mínimas pérdidas.


Conclusión

Una copia externa de datos es una manera de apuntalar un plan de contingencias. Al contar con este servicio, garantizamos una o más copias de los datos de la empresa en un lugar ajeno a esta.

Fuente: DATADEC