Ampliación del aeropuerto Jorge Chávez: ¿más retraso?

By: Guido Secco
Set.20, 2019
0

POR MIRIAM ROMAINVILLE IZAGUIRRE

La ampliación del aeropuerto Jorge Chávez, proyecto que tardó 18 años en despegar y que demandará una inversión cercana a los US$1,500 millones, podría enfrentar un nuevo retraso tras la anulación del contrato con el consorcio Amancae, grupo encargado del diseño y construcción de la segunda pista de aterrizaje y el nuevo terminal. LAP está en conversaciones con diversas empresas del sector construcción para sacar adelante el proyecto.

La empresa aseguró que el cronograma se mantendrá. Sin embargo, fuentes de SEMANAeconómica indicaron que Lima Airport Partners (LAP), concesionaria del aeropuerto, estaría evaluando retrasar la primera entrega. Una de ellas incluso indicó que el retraso sería de dos años: la primera entrega —la segunda pista del aeropuerto— se daría en el 2024, y ya no en el 2022.

La concesionaria continúa trabajando en los diseños de la segunda pista y el terminal —que aún no han sido aprobados—; no obstante, tras la salida de Amancae, existe incertidumbre sobre qué empresa realizará el movimiento de tierras. La expectativa inicial de LAP era que los trabajos empezaran en el segundo trimestre del 2019, pero todavía no inician. Un retraso en la primera entrega llevaría a la compañía a asumir penalidades, según una fuente del Ositrán sin autorización para declarar.

La concesionaria no detalló a este medio por qué considera que el cronograma actual no se verá afectado “de ninguna manera”, cuándo prevé aprobar los diseños de construcción de la segunda pista y el nuevo terminal, ni cuándo proyecta iniciar el movimiento de tierras y qué empresa estará a cargo. Lo que sí indicó es que han cambiado la estrategia de selección para el ejecutor del proyecto, sin brindar mayor información. En el último proceso, entre la firma de la séptima ‘adenda’ y la selección final de Amancae, pasaron poco más de un año. Fueron preseleccionadas tres firmas: la compañía española Ferrovial (liderando el consorcio junto con Dragados), la estadounidense Bechtel, y la española FCC Construcción (liderando el consorcio con Sacyr y AECOM). En noviembre del año pasado, ganó el consorcio conformado por FCC, la italiana Salini Impregilo y la estadounidense AECOM, sin Sacyr. En dicho proceso, según una fuente que participó en las negociaciones, Ferrovial y Bechtel optaron por retirarse por aspectos vinculados a condiciones de riesgo en el contrato que establecía LAP.

EL NUEVO ACTOR

Son contadas las constructoras que operan en el país y que tendrían el know-how para realizar los trabajos de ampliación del aeropuerto. Entre las posibles contratistas, estarían la estadounidense Bechtel, que desarrolló los aeropuertos internacionales de Hong Kong (China) y de Nuevo Doha (Catar); Invepar, que desarrolló los aeropuertos internacionales de São Paulo y Río de Janeiro; Abengoa, a cargo de la transformación del terminal del aeropuerto de Sevilla (España); Ferrovial Agroman, que realizó las obras de ampliación del aeropuerto de Melilla (España); Dragados, que remodeló un aeropuerto en Jamaica; Sacyr, que está a cargo de la modernización del Aeropuerto Internacional José Abelardo Quiñones de Chiclayo, y Cosapi, que desarrolló las obras de ampliación del área comercial y de las nuevas oficinas administrativas del aeropuerto internacional de El Salvador.

Fuentes vinculadas a la búsqueda de un nuevo contratista informaron que en la víspera de la divulgación de la anulación del contrato con Amancae, a mediados de agosto pasado, LAP se habría reunido con Sacyr. Una fuente vinculada a la empresa española también confirmó la reunión con LAP. Además del proyecto en Chiclayo, la española está desarrollando los proyectos de ampliación y mejoramiento del Aeropuerto Chacalluta, en Chile. Por su parte, una fuente vinculada a Ferrovial indicó que la compañía está interesada en el proyecto y que esperan reunirse con LAP en las próximas semanas. “Hemos priorizado aquellas [empresas] que actualmente operen en el país y que cuenten con experiencia comprobada en la construcción de grandes proyectos de infraestructura y aviación a nivel internacional y nacional, y con sólido respaldo financiero”, señaló LAP a SEMANAeconómica.

Así, el futuro de la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez está en manos del sector privado, luego de que en noviembre pasado el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTCentregara el 100% de los terrenos a LAP. El proyecto, por el monto de inversión, aportaría con el 0.5% del PBI, según Moody’s Investor Service, y la mejoraría significativamente la infraestructura aeroportuaria del país, que conlleva a una reducción de sobrecostos. “El contar con una sola pista encarece el ticket del extranjero hacia Lima”, aseguró José Marsano, director del Observatorio Turístico del Perú de la USMP. Un análisis de este medio advirtió que operar en el Perú es mucho más costoso en comparación a los principales destinos turísticos de la región, la falta de infraestructura es uno de los motivos.

Fuente: Semana Económic


Canal de YouTube