Mudanza logística de Tai-Loy maximiza eficiencia en sus servicios y costos logísticos

By: Redacción LOGISTICA 360
Oct.11, 2018
0

Compañía está implementando un WMS en su nuevo centro de distribución. Luego de estabilizado el WMS, planea adquirir una solución tecnológica para preparación de pedidos.

Con la finalidad de reducir sus costos logísticos y al mismo tiempo ser más eficientes en el servicio a sus clientes a través de una mejor operativa, Tai Loy está ejecutando un proceso de centralización hacia un centro de distribución (cd) ubicado en Villa El salvador, a donde se han mudado las operaciones de sus otras naves logísticas.
“Tener tres cd implica tener tres administraciones, más equipamientos, transportes, equipos de acarreo, seguridad,
mantenimiento: había un gasto de distribución bastante complicado”, dijo Javier Burga, Gerente de Operaciones de Tai-Loy, durante un Desayuno de Negocios organizado por SDI Systems.
Con esta mudanza en proceso y el diseño de su nuevo centro de distribución, Tai-Loy, empresa dedicada a la venta de útiles, productos tecnológicos y juguetes, planea elevar y estandarizar los índices de sus operaciones de picking, logrando mejores niveles de velocidad y exactitud, objetivo que ya viene cumpliendo en un primer nivel.
La compañía ha obtenido resultados positivos durante sus primeros avances gracias al análisis profundo que han
realizado de la rotación de todos sus productos y al diseño del slotting, entre otros elementos importantes. De acuerdo con Burga, el cd está conceptuado para momentos de no campaña, pero con cierta amplitud de espacio que permita disponer de productos en cantidad mayores al promedio.
“Lo que no se quiere es tener espacios libres y desperdiciados a lo largo del año”, puntualizó.
Para conocer a detalle los objetivos de esta mudanza y los siguientes pasos de la empresa, entre lo que se cuenta la futura búsqueda de una solución tecnológica de preparación de pedidos, entrevistamos al Gerente de Operaciones de Tai-Loy, Javier Burga.
Durante su exposición en un evento de SDI comentó que para agosto de este año esperaban finalizar al 100% la estabilización de la “mudanza” a un solo CD.

¿Qué los motivó hacer este cambio y qué lecciones les ha dejado?
La mudanza fue motivada para conseguir una mejora operativa que se verá reflejada en el servicio a nuestros clientes y los ahorros en costos.

¿Qué objetivos y resultados esperan lograr con esta “mudanza” y centralización de su CD?
Dentro de los principales objetivos tenemos mejorar nuestra respuesta de atención a nuestros clientes internos y externos, reducción en gastos operativos (20%) una vez estabilizada la operación y operando con el WMS, reducción de gastos de distribución (15%) por la eliminación de gran parte del traslado entre centros y distribución centralizada, de alquileres (30%) y de vigilancia (50%).
También dijo que una vez que estabilicen este cambio, pasarán a la etapa de evaluar nuevas herramientas tecnológicas para, por ejemplo, tareas de picking.

¿Cree que soluciones modernas a nivel de preparación de pedidos tendrán un impacto importante en sus operaciones que se ajusten a su estrategia?
Definitivamente sí, una vez que terminemos de estabilizar la implementación del WMS, debemos buscar herramientas que nos permitan incrementar más nuestras eficiencias operativas y mejorar nuestro cumplimiento sin errores.

¿Cuáles son los canales de comercialización desde donde atiende Tai Loy y en qué canal cree que una solución de preparación de pedidos podría tener un mayor impacto? ¿En algunos productos en particular?
En Tai Loy atendemos 6 canales de venta, mayorista, retail, corporativo, franquicias, digital (E-Commerce) y express (Vending Machines). La solución debe estar diseñada para los productos en zona de picking, ya que nuestros productos transversalmente se encuentran en todos los canales de venta.

¿Desde cuándo tienen relación con SDI y cuál es la naturaleza de este vínculo?
Se han tenido reuniones desde hace un par de años con ejecutivos tanto localmente como en USA, en las que se ha conversado de diferentes tipos de soluciones posibles. Finalmente, lo que hemos siempre conversado es comenzar con un estudio de los procesos para encontrar el mejor diseño de solución operativa.


Javier Burga, Gerente de Operaciones de Tai-Loy


SDI Systems realizó conferencia sobre solución de preparación de pedidos

By: Jorge Choque
Ago.15, 2018
0

Evento contó con la ponencia del gerente de operaciones de Tai Loy, empresa dedicada a la venta de útiles, productos tecnológicos y juguetes. 

Ejecutivos en logística de diferentes industrias del país pudieron conocer, de manos del propio Tai Loy, los cambios estratégicos a nivel de centro de distribución que recientemente realizó la compañía para fortalecer la eficiencia de sus operaciones logísticas y de ventas.

Asimismo, recibieron información importante sobre la necesidad de implementar soluciones modernas para la preparación de pedidos y las alternativas más eficientes que existen en el mercado.

Esto se dio como parte del desayuno de negocios organizado por SDI Systems, firma líder en soluciones integrales para centros de distribución de diferentes industrias, tales como retail, vestuario, alimentos, farmacéutica, automotriz, transportes, construcción, electrónica, distribución mayorista y comercio electrónico.

Las dos conferencias que incluyó la reunión empresarial estuvieron a cargo del Design And Operations Director de SDI, Cristian Ahumada, quien disertó sobre el diseño e implementación de solución de preparación de pedidos altamente eficiente; y del Gerente de Operaciones de la empresa Tai Loy, Javier Burga, quien compartió un caso de éxito enfocado a la reestructuración que hicieron en cuanto a centros de distribución.

A continuación, compartimos imágenes de lo que significó el evento.


Beneficios de la trazabilidad

By: Redacción LOGISTICA 360
Abr.23, 2018
0

La información o los datos que se obtienen gracias a la trazabilidad sirven de gran ayuda para mantener la calidad de los productos, compartir información en tiempo real con todas las partes de la cadena o hacer más eficiente la logística, etc . Eso, al mismo tiempo, da lugar a importantes resultados en un negocio.

Tener un historial de los productos durante toda la cadena de abastecimiento, desde la etapa de abastecimiento y producción, pasando por el almacenamiento y transporte hasta su entrega al cliente final, es una obligación de cualquier empresa que aspire a un crecimiento y una competitividad sólidos en el mercado nacional e internacional.
Conocido técnicamente como trazabilidad, esto implica hacer un seguimiento de los productos y de los procesos por donde transitan, registrando y gestionando en tiempo real la información de ambos elementos (productos y procesos).

Realizar esta trazabilidad es sumamente valioso para cualquier tipo de negocio, sector o producto; esto le permite a la empresa «tomar las medidas preventivas y correctivas adecuadas» para asegurar la calidad de los productos y el servicio, la seguridad de los mismos, optimizar costos, hacer más eficiente el flujo de la cadena, entre otros beneficios.
Ello cobra aun mayor trascendencia en áreas como las alimentarias, farmacéuticas y productivas, en donde «en general la trazabilidad es requisito fundamental para mantener las puertas abiertas a los diferentes mercados», acota Cristian Ahumada, jefe del área de Diseño y Desarrollo de Sistemas en SDI.
Tal es el caso de los productos perecibles, en donde las exigencias están centradas en la profundidad o complejidad de este trazado y la capacidad para informarlo en tiempo real; traducido, principalmente, en constantes mediciones de temperatura (control de las cadenas de frío), ubicación y estado en tiempo real del inventario; además del seguimiento de los días de vida del producto.
En ese sentido, en este u otro tipo de productos, las mejores prácticas para una completa trazabilidad representan una oportunidad para conquistar nuevos mercados; no obstante –dice Ahumada-, hay que ajustarse a las exigencias y consideraciones de acuerdo a la industria y el producto, en cada continente y país.
«En Estados Unidos y Canadá, el énfasis está puesto en alcanzar máxima visibilidad logística; en Europa, la motivación es la antifalsificación de productos, la sustentabilidad y la información sobre características de los productos; y en América Latina, la calidad del producto y el cumplimiento de estándares y regulaciones», complementa Cristian Ahumada.
El comercio electrónico es igualmente un escenario donde la trazabilidad se ha convertido en una exigencia creciente. Aquí, el reto de las empresas sigue  siendo destacar en cuanto a trazabilidad para que exista el mayor feedback con el destinatario final. En ese sentido, la información en tiempo real será una de las claves que diferenciará un servicio de otro.
«Por otro lado, los consumidores exigen un acceso rápido a información fiable y relevante siempre que lo deseen. También hay un nivel creciente de molestias con respecto a los retiros y entregas de productos. Su confianza es frágil. Y además está el poder de las redes sociales que no se puede pasar por alto», advierte.

Componentes de la trazabilidad
En el mercado hay a disposición una seria de sistemas, herramientas y software que hacen seguimiento y captura de información de productos y procesos en toda o parte de la cadena. En ese sentido, según Cristian Ahumada, un sistema de trazabilidad debe estar compuesto por los siguientes elementos:

Sistemas de identificación
Un sistema de identificación del producto unitario
Un sistema de identificación de embalajes o cajas
Un sistema de identificación de bultos o palets

Sistemas para la captura de datos
Para las materias primas
Para la captura de datos en planta
Para la captura de datos en almacén

Software para la gestión de datos
Capaz de imprimir etiquetas
Capaz de grabar Tags RFID
Capaz de almacenar los datos capturados
Capaz de intercambiar datos con los sistemas de gestión empresariales.

La utilización de todos estos sistemas y herramientas permiten obtener el reporte de una gran variedad de datos. Según la procedencia o el origen de estos datos, la trazabilidad puede ser clasificada de tres maneras: «la trazabilidad hacia atrás, la trazabilidad interna y la trazabilidad hacia adelante», dice el representante de SDI, empresa especializada en innovadoras y variadas soluciones logísticas.

En la trazabilidad hacia atrás se busca conocer qué productos entran en la empresa; en la trazabilidad interna, por su parte, se obtienen reportes de los productos dentro de la empresa (independientemente de si se producen o no nuevos productos); mientras que en la trazabilidad hacia adelante el objetivo es conocer qué productos salen de la empresa y a quién se han vendido o facilitado.
Viéndolo con más detalle, en trazabilidad hacia atrás lo que se reporta es: quiénes son los proveedores, las características del producto (materias primas incluidas), cuándo fueron producidas y condiciones del procesamiento del lote; cuándo se recibieron en el CD, condiciones de la recepción y destino una vez recibidos; entre otros.

En lo que respecta a la trazabilidad interna, los reportes principales que se pueden obtener son el uso de los productos (mezcla, divisiones o cambios); qué es lo que se crea y cómo se crea; cuándo se crearon; en qué condiciones se almacenaron; etcétera.

Finalmente, los reportes principales que se pueden obtener en la trazabilidad hacia adelante son: cliente que lo requiere; materiales de empaque y códigos logísticos asociados; números de lotes con datos de facturas; datos de venta y distribución; entre otros.
«De no cumplirse las conexiones hacia atrás y hacia adelante se produce una pérdida de la trazabilidad y por consiguiente, una caja negra en donde no se puede saber con certeza, qué fue lo que pasó con ese producto», afirma Ahumada.


Cristian Ahumada, jefe del área de Diseño y Desarrollo de Sistemas en SDI.

Impacto de la trazabilidad
El riesgo de circular en el mercado con un producto defectuoso o un alimento en mal estado y las pérdidas económicas asociadas a él, sumadas al daño en la imagen de marca, son dos razones suficientes para sustentar una estrategia de trazabilidad sólida en las empresas. Además, la trazabilidad permite reducir el costo de rectificar una situación de defecto de un producto, ya que, por ejemplo, ante una eventual falla de este es posible identificar dónde se produjo el problema, de manera que se puede solucionar y retirar del mercado aquellas partidas del producto que pudieran presentar el mismo defecto.
«Lo anterior no sólo se traduce en un significativo ahorro de costos, sino que también en que una empresa pueda mejorar su proceso de control de calidad y el nivel de proveedores, todo lo cual deriva en un mejor servicio al cliente y rentabilización del negocio», agrega.

Desafío
Para el representante de SDI un buen sistema de trazabilidad debe ser capaz de unir los lotes de sus materias primas con los lotes de sus productos terminados, trabajar en base a estándares reconocidos y tener protocolos establecidos ante una emergencia sanitaria. Asimismo, indica que en la actualidad, la identificación única es esencial; todos los productos, en especial los altamente trazables como alimentos, medicamentos y agroquímicos, deben tener códigos de barras con identificadores únicos por producto, y en algunos casos, hasta por unidad como los productos seriados.
«Es de gran importancia que dichos identificadores únicos sean estándares mundiales reconocidos y entendibles en todos los países», resalta.

Dato:
La enfermedad de las Vacas Locas, desatada en 1995 en Inglaterra, que causó la muerte a 165 personas, infectó a 180 mil vacas y provocó que más de 4 millones fueran sacrificadas en su erradicación, fue uno de los primeros casos que por su impacto mediático aceleró la implementación de los sistemas de trazabilidad en el mundo. De haber existido certeza de qué animales se habían alimentado con cadáveres de ganado, sus consecuencias habrían sido mucho menos lamentables.


Derribando mitos sobre la automatización en el CD

By: Redacción LOGISTICA 360
Set.14, 2017
0

por: Joel Díaz Freyre -Director Comercial SDI Perú

No son pocas las veces que una empresa desiste o duda de implementar tecnologías de automatización en su CD debido a un mito; por ejemplo, creer que la tecnología es cara, que solo se justifica por la mano de obra ahorrada o que obliga a la disyuntiva de poner todo o nada. Los mitos pueden ser muy peligrosos pues se apoderan fácilmente de la verdad y, en casos como este, impiden oportunidades de crecimiento y mayor eficiencia.

Como responsable del desarrollo del negocio de SDI Perú he tenido el privilegio de interactuar con profesionales de la logística que se desempeñan en muy variados sectores y, en este camino, he identificado lo que podríamos llamar algunos mitos respecto al uso de tecnología (software y equipos mecánicos) en las operaciones de un Centro de Distribución (CD):
1. La tecnología es muy difícil de implementar.
2. La tecnología es cara.
3. O se pone todo o no se hace nada.
4. La tecnología es solo para empresas grandes. La inversión en tecnología no compensa la mano de obra (MO) ahorrada. Como estoy, estoy bien. Solo necesito más gente.

En este artículo quiero mostrarles que dichos mitos no pasan de ser eso –una historia imaginaria que altera las verdaderas cualidades de algo dándoles más valor del que en realidad tienen- pues son ideas construidas sobre malas experiencias que, aunque reales, en algún momento tuvieron lugar al dar enfoques equivocados e ideas que comenzaron siendo buenas.

La tecnología es fácil de implementar (cuando se sabe hacer).
Cuántas veces hemos escuchado lo de “antes de correr, debes aprender a caminar”. El dicho aplica también para la tecnificación de las operaciones dentro de un CD. Los problemas actuales o retos futuros del CD son los “dolores” comunes que nos dicen que algo tenemos que mejorar. Como problemas actuales, por ejemplo, puede tratarse de incremento de SKUs, reposición más frecuente y en pedidos más pequeños; alta rotación de personal, horas extra, curva de aprendizaje extendida; demoras, errores de digitación o de picking, devoluciones, daños, poca visibilidad, baja productividad, falta de información en plazos aceptables para la toma de decisiones. Como retos futuros se puede mencionar, por ejemplo, un plan de crecimiento agresivo de la compañía, incursión en comercio electrónico u otros canales de venta/distribuidores o nuevos territorios, cambios en el modelo de negocio. Un caos que se intenta solucionar instalando software o implementando equipos sofisticados se convierte en “caos tecnológico”.
Los recursos tecnológicos que nos permitirán “volar” vienen después de haber aprendido a caminar y a correr sin caernos; tecnificar el caos no es la alternativa, se tecnifica lo organizado.
Primero se debe optimizar los procesos, definir los roles de las personas y ajustar los recursos existentes y el layout del CD; la tecnología, entonces, llega para dar soporte y multiplicar las capacidades. Tecnificar caos es frustrante, oneroso; tecnificar orden es satisfactorio y genera ahorros e importantes oportunidades de mejora y desarrollo profesional.
Entonces, el momento recomendable para considerar alternativas de solución tecnológicas es una vez que organicemos la operación tan bien como sea posible con los recursos “convencionales”.
Seguir este orden de ideas puede parecer obvio; sin embargo, es alta la frecuencia con la que he encontrado relatos sobre implementaciones fallidas debido simplemente a haber obviado los pasos previos. Así tenemos que el primer mito es falso. Lo difícil e imprescindible de hacer, independientemente de la tecnología a implementar, es ordenar la casa.

La tecnología es económica y se puede implementar de manera escalable. La medida correcta.
Me gusta retar la segunda y la tercera leyenda juntas. Lo hago con otro ejemplo de la vida diaria y personal de muchos de nosotros. La situación me recuerda a esos padres primerizos que, como me pasó a mí  mismo, cuando van a comprar ropa a sus hijos pequeños la compran más grande de la talla que les corresponde pues “crecen tan rápido que no les va a durar y les va a quedar bien cuando crezcan ¡Así ahorramos…!”.
Lo cierto es que, como todos sabemos, le ponemos la ropa al niño, le queda pésimo y cuando crece al tamaño que finalmente hace el match con la ropa, está ya tan usada y maltratada que más vale comprar otra. Tenemos un mal resultado y gastamos (o, más bien, malgastamos) lo mismo. En este caso, el niño viene a ser nuestro CD.
El CD ya está ordenado, hice todo lo que pude por mejorar con los recursos convencionales, sé exactamente lo que estoy haciendo y sé hacia donde voy en términos de la respuesta logística que espera mi empresa en los próximos años. Ahora toca implementar tecnología (la ropa nueva) pero bien dimensionada, de tal manera que pueda responder a la contingencia actual y a la del futuro más inmediato aunque dentro del marco de un plan maestro de implementación escalable con un horizonte de 5-7 años (recomendable) según se vayan cumpliendo supuestos o indicadores que den la alerta para pasar a la siguiente etapa de implementación.
Quien diseñe este plan maestro escalable debe trabajar siempre sobre consideraciones técnicas que incluyan el análisis de cómo las implementaciones paulatinas van a responder a la demanda de la actividad comercial de la empresa y a  hacer viable el siguiente paso del plan escalable.

La inversión en tecnología no solo se justifica por el ahorro en MO.
A veces la visión es tan corta que, por prestar mucha atención a los árboles, no nos damos cuenta que estamos mirando un bosque. Y es que las personas (la MO) son lo más visible y en el top of mind cuando de justificación de costos se trata. Aquí toca abrir un poco más los ojos, tomarse un tiempo, ser más observador para considerar en el flujo (a veces con estimaciones), además del ahorro en MO otros factores que es sumamente importante valorizar, tales como:
1. ¿Cuánto cuestan los errores?
2. ¿Qué costo tiene para la empresa no contar con la eficiencia necesaria para soportar los planes de crecimiento?
3. ¿Cuánto espacio puedo ahorrar? ¿Puedo reducir, por ejemplo, el alquiler de almacenes externos?
4. Sea empresas relacionadas o para terceras, ¿se abre la posibilidad de proveer servicios logísticos especializados como una nueva línea de negocio?
5. ¿He estimado el valor de las ventas que pierdo por no tener la mercadería a tiempo donde debe estar?
6. ¿Qué valor me aporta una mayor estabilidad de la operación?
7. ¿Cuánto reduzco la curva de aprendizaje de un nuevo operario? ¿Cuánto se me facilita la incorporación al 100% de nueva MO?
8. ¿Cuánto reduzco las primas de seguro y los costos por accidentes de trabajo o controles estatales?
9. ¿Cómo me beneficia la capacidad de contar con información en tiempo real y poder tomar decisiones más rápidas y ágiles ante eventos en el mercado?
10. ¿He valorado el impacto tributario de la depreciación de equipos y tecnología en el pago del Impuesto a la Renta de la empresa?

Y la lista podría seguir…
De esta manera, en contraposición a los mitos, tenemos la siguiente realidad:
1. La tecnología no es difícil de implementar si se sabe hacer o se cuenta con el apoyo de un socio estratégico con experiencia. El reto es ordenar la operación antes de diseñar, configurar e implementar la tecnología.
2. La tecnología, bien dimensionada, en el largo plazo, siempre es más económica.
3. La inversión en tecnología puesta frente al costo de MO y otros importantes factores colaterales sí compensa.

Anímense a descubrir el camino a seguir.


Penetración de compra por internet en Perú es lenta

By: Jorge Choque
Set.13, 2017
0

Miedo al fraude es principal razón que detiene a usuarios de internet a hacer compras por esta vía.

El Perú es uno de los países de la región latinoamericana donde la penetración de la compra por internet ha entrado de manera lenta (penetración del e-commerce entendido como el número de usuarios que compran del total de usuarios activos de internet en cada país).

Así lo sostuvo Camilo Duque, Business Development Director LATAM de SDI, al referirse a una de las tendencias que se expanden rápidamente en el mundo: el e-commerce.

«Hoy día la penetración del 2018 calculada va a ser más o menos del 39%, sin embargo se espera que el Perú, por esa misma razón, empiece a ser uno de los países con la mayor dinámica; se espera que en el 2018 tenga un crecimiento del 30% anual en el crecimiento del e-commerce», apuntó.

Manifestó que, según algunos estudios, uno de los mayores factores que evitan que el peruano se sumerja mucho más en el e-commerce es el fraude.

«Ocurre en Perú y Colombia donde son mayores estos índices, pero a medida que tenga más confianza el consumidor, definitivamente va a ir mucho más rápido», acotó.

Por otro lado, comentó que el empleo es uno de los sectores que se verá fuertemente impactado por las tecnologías y la nueva revolución industrial que se está viviendo en el mundo, como por ejemplo la irrupción de la inteligencia artificial.

Al respecto, Camilo Duque advirtió que en el futuro habrá un alto porcentaje de empleos que hoy no existen.

«Se habla hoy en día de que cuando los niños de 6 a 8 años salgan al mercado laboral, más del 80% de los empleos serán empleos, cargos y funciones que no existen hoy. Ese es un mensaje poderoso porque cada año estamos descubriendo cómo se hacen las cosas. Y en Latinoamérica a veces vamos un poco más lento», comentó durante el Desayuno Logístico: Rol del Centro de Distribución como pilar estratégico en su empresa”, organizado por SDI en Lima.