Incertidumbre empaña récord de importaciones contenerizadas en Estados Unidos

By: Guido Secco
Ene.18, 2019
0

El año terminó con cifras positivas para el mercado estadounidense, registrando 1,09 millones de TEUs en la costa oeste y 0,91 millones en la costa este a octubre de 2018, según los registros de BIMCO. Pero a contar de noviembre los números comenzaron a decaer, lo cual pone un velo de incertidumbre sobre las proyecciones para el 2019. Si bien los tres primeros meses del año siempre son auspiciosos impulsados por el comercio chino, son los demás 9 meses los cuales son díficiles de proyectar.

El primer cuatrimestre de 2018 registró un crecimiento de 11,7% en la costa oeste y luego la tasa de crecimiento se estancó en 4% para el resto del año, mientras que en la costa este los primeros tres meses del año tuvieron un aumento de 10,4% y el resto del año se estabilizó en 8%. Incluso, varios puertos en el país registraron récords nunca antes vistos, como el caso de Nueva Jersey Nueva York (339.602 TEU), Savannah (205.836 TEU), Virginia (125.404 TEU) y Charleston (98.947 TEU), mientras que el puerto de Los Ángeles fue el único en la costa oeste en alcanzar un nuevo récord (485.823 TEU).

BIMCO señala que los récords registrados al mes de octubre “se pueden explicar por varios factores, incluyendo mejora en la infraestructura portuaria y conecciones. También ha sido de gran ayuda prever los aumentos de tarifas antes del año nuevo chino al 1 de enero 2019. Sin embargo, con la baja de importaciones de noviembre en ambas costas, los efectos de los inventarios completos y el resultado de las negociaciones entre China y Estados Unidos tendrán una gran influencia en los puertos de contenedores del país”, explica el jefe de ans o 24,7% de las importaciones de la costa oeste durante el 2017. otal de importaciones contenerizadas del pao de las negociacioálisis marítimo de BIMCO, Peter Sand.

Guerra comercial

Efectivamente, la guerra comercial entre Estados Unidos y China está comenzando a mostrar sus efectos. Frente a este escenario, la especulación indica que las cifras vistas en 2018 difícilmente se repetirán este año. Actualmente, 27,49 millones de toneladas de bienes contenerizados importados podrían estar afectados por los aumentos de tarifas, lo cual representa el 14,2% del total de importaciones contenerizadas del país o 24,7% de las importaciones de la costa oeste durante el 2017.

El análisis de BIMCO sugiere que una mayor caída en las importaciones, especialmente en la costa oeste, sería altamente dañino para la industria contenerizada al reducir el volumen de contenedores en la ruta transpacífico.

Por MundoMaritimo


China: reuniones con EE.UU. avanzaron en transferencias de tecnología y propiedad intelectual

By: Guido Secco
Ene.10, 2019
0

China y Estados Unidos realizaron progresos en “asuntos estructurales” como transferencias forzadas de tecnología y derechos de propiedad intelectual en las reuniones de esta semana y se están programando más consultas, dijo hoy el Ministerio de Comercio chino.

Los tres días de conversaciones celebrados en Pekín, que concluyeron el miércoles, son las primeras negociaciones cara a cara entre funcionarios de ambas naciones desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, se encontraron en Buenos Aires y acordaron una tregua de 90 días en su guerra comercial.

Las reuniones de esta semana fueron largas porque ambas partes fueron serias y honestas, dijo a los periodistas el portavoz ministerial, Gao Feng.

Cuando se le preguntó sobre la postura de China sobre asuntos como las transferencias tecnológicas forzadas, los derechos de propiedad intelectual, las barreras arancelarias y los ataques cibernéticos, y si China confiaba en poder llegar a un acuerdo con Estados Unidos, Gao dijo que esos temas “fueron parte importante de esta conversación comercial”.

Estados Unidos le presentó a China una larga lista de demandas que modificarían los términos comerciales entre ambas naciones, con cambios en las políticas de Pekín sobre protección de propiedad intelectual, transferencias de tecnología, subsidios industriales y otras barreras no arancelarias.

China ha rechazado repetidamente las quejas sobre abusos a la propiedad intelectual y las acusaciones de que las empresas extranjeras enfrentan una transferencia de tecnología forzada.

Cuando se ha cumplido casi la mitad de la tregua de 90 días, hay pocos detalles concretos sobre los progresos realizado. Gao no abordó las preguntas sobre qué demandas plantearon ambas partes, o si Estados Unidos acordó abandonar su plan para implementar aranceles adicionales antes del 2 de marzo.

En una breve declaración anterior, el Ministerio dijo que las conversaciones fueron extensas y ayudaron a establecer una base para la resolución de las preocupaciones, pero no aportó detalles.

El miércoles, la oficina del representante comercial de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) dijo que delegados de ambos países discutieron maneras de lograr equilibrio, justicia y reciprocidad en las relaciones y que China se comprometió a comprar un “monto sustancial” de bienes y servicios agrícolas, energéticos y manufactureros de Estados Unidos.

No se entregó un cronograma para más negociaciones cara a cara tras los encuentros de esta semana. La USTR dijo que la delegación estadounidense iba a volver a Washington a informar sobre la reunión y a “recibir pautas sobre los próximos pasos”.

Ambos lados acordaron mantener un contacto cercano, indicó el Ministerio de Comercio chino.

Fuente: Diario Gestión


Negociadores intentan poner fin en Pekín a guerra comercial entre EE.UU. y China

By: Guido Secco
Ene.07, 2019
0

Negociadores de Estados Unidos China iniciaron el lunes en Pekín conversaciones para intentar poner fin a la guerra comercial entre las dos primeras economías del mundo.

Al abandonar el hotel el lunes por la mañana, la delegación norteamericana dirigida por el representante adjunto para el Comercio, Jeffrey Gerrish, no hizo ningún comentario a los periodistas que cubren esta primera sesión de negociaciones directas desde el encuentro de los presidentes estadounidense y chino, a principios de diciembre en Buenos Aires.

Donald Trump y Xi Jinping convinieron entonces darse un plazo de tres meses, hasta principios de marzo, para intentar poner fin mediante negociaciones a su enfrentamiento comercial, a golpe de aranceles recíprocos.

“Creo que podemos llegar a un acuerdo con China” declaró el viernes el presidente estadounidense. “Ya veremos lo que ocurre, nunca se sabe con una negociación”, matizó sin embargo.

Pero el mismo día del inicio de estas conversaciones bilaterales, China criticó con dureza a Estados Unidos por haber hecho transitar un navío de guerra en el mar de China meridional, cerca de islas controladas por Pekín.

La marina de Estados Unidos lleva regularmente a cabo operaciones bautizadas “libertad de navegación” en este mar, donde Pekín construye instalaciones militares en islotes, para sustentar así sus importantes ambiciones territoriales.


Escándalo de Huawei sacude a semiconductores y tregua comercial

By: Guido Secco
Dic.07, 2018
0

Las acciones de las empresas de componentes y semiconductores cayeron el jueves en medio de una amplia caída de las acciones a nivel mundial, ya que KeyBanc Capital Markets señaló que el arresto de la directora financiera de Huawei Technologies podría ser incluso peor para los proveedores de tecnología que el embargo de ZTE a principios de este año.

El arresto de Wanzhou Meng en Vancouver por las presuntas transgresiones de las sanciones iraníes y la posible extradición a Estados Unidos podrían intensificar la tensión comercial con China, en momentos en que los presidentes Donald Trump y Xi Jinping acordaron una tregua de 90 días en la guerra arancelaria en curso.

Esta situación se suma a las malas noticias en el ámbito tecnológico, que incluyen una serie de recortes de proyecciones recientes de proveedores de iPhone, que sugieren una demanda poco entusiasta del producto más importante de Apple.

“Esto podría tener un impacto similar, si no mayor, en la cadena de oferta que el embargo a ZTE si la situación se intensifica”, escribió en una nota John Vinh, analista de KeyBanc.

El índice de Semiconductores de Filadelfia cayó hasta un 2.8% a las 9:40 am en Nueva York. La lista de proveedores de Huawei que experimentaron descensos incluye a Qualcomm, Skyworks Solutions, Analog Devices, Cypress Semiconductor, Qorvo y Xilinx.

De acuerdo con datos de la cadena de oferta de Bloomberg, NeoPhotonics exhibió una caída pronunciada de un 23% después de que B Riley FBR rebajara la categoría de sus acciones de “Comprar” a “Neutral” ante la “incertidumbre de Huawei”, señaló. La compañía obtiene el 47% de sus ingresos de la empresa china.

“Las alteraciones a corto plazo en los proveedores de semiconductores serán inevitables” en caso de que se imponga un embargo a Huawei, dijo Mark Li, analista de Bernstein, en una nota a los clientes.

Si bien un embargo podría “evitarse de buena forma” si se llega a un acuerdo, que exista esa posibilidad demuestra que “las fricciones comerciales entre Estados Unidos y China no se resolverán pronto”, puntualizó.


El avance en el acuerdo comercial entre EEUU y China, sumido en la confusión

By: Guido Secco
Dic.05, 2018
0

Tres días después de que Donald Trump aclamara su “increíble y productiva” cena con Xi Jinping, durante la cual convocaron un alto al fuego en la guerra comercial entre EEUU y China, el presidente estadounidense parecía estarse preguntando si el acuerdo ya estaba tambaleándose.

En los tuits del martes, Trump escribió que su equipo estaría “considerando si un acuerdo REAL con China es realmente posible” a principios de marzo, la próxima fecha límite para las conversaciones.

“Si lo es, lo finalizaremos…si no, recuerden, soy un hombre arancelario”, él dijo, reavivando su amenaza de utilizar mayores impuestos sobre las importaciones chinas para intensificar el conflicto comercial con Beijing. La aparente inquietud de Trump le sigue a una problemática secuela tras la tregua alcanzada después del G20 en Buenos Aires, al menos para la Casa Blanca.

Varias de las concesiones que los funcionarios en Washington afirmaron haber obtenido del presidente chino y de los altos funcionarios de Beijing no fueron respaldadas por ninguna confirmación oficial por parte del equipo chino, o se vieron envueltas en confusión.

Esto no sólo arrojó dudas sobre si las dos partes podrían llegar a un acuerdo integral durante los próximos tres meses, sino que también planteó la posibilidad de un colapso incluso antes de esa fecha.

“Este trato siempre fue débil en los detalles; es muy probable que se desmorone antes de que terminen los 90 días”, opinó Megan Greene, la economista jefe de Manulife/John Hancock Asset Management en Boston.
La confusión sobre la sustancia y el destino del acuerdo del G20 asustó a Wall Street el martes; el índice de referencia S&P 500 cerró a la baja, más de 3%.

La principal preocupación de Trump parecía enfocada en los productos agrícolas, sobre los cuales el presidente estadounidense dijo que China había acordado “comenzar a comprar inmediatamente”. Esto les ofrecería cierto alivio a los agricultores estadounidenses, que son una crucial parte de la base política del presidente que se ha visto perjudicada por los aranceles de represalia implementados por Beijing. Pero China sólo ha hecho una promesa genérica de comprar más importaciones estadounidenses, dejando los detalles de ese compromiso clave en el aire.

“Aún no hemos escuchado nada sobre qué y cuánto más es probable que China compre en productos agrícolas estadounidenses”, comentó Dave Salmonsen, director senior de relaciones con el Congreso de la Federación Estadounidense de Oficinas Agrícolas (AFBF, por sus siglas en inglés).

Ésa no fue la única inconsistencia. El domingo, el presidente estadounidense dijo que Xi había acordado reducir la tasa arancelaria del 40% aplicada a las importaciones de automóviles de EEUU. Pero al informar a los reporteros el lunes, Larry Kudlow, jefe del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, declaró que no había un “acuerdo específico” sobre el asunto, aunque era su “entendimiento” que China eliminaría los aranceles.

En algunos de los temas delicados que rodean la propiedad intelectual y la transferencia de tecnología que representan la base del conflicto económico, China simplemente acordó comenzar conversaciones.
Mientras tanto, otra garantía de Xi que la Casa Blanca sostuvo haber obtenido el sábado por la noche se reveló como discutible. EEUU había dicho que China estaría “abierta” a revisar la aprobación regulatoria de la fusión de los fabricantes de chips Qualcomm y NXP, pero la compañía con sede en San Diego dijo que consideraba el “asunto cerrado”.

Wilbur Ross, el secretario de comercio estadounidense, el martes intentó desestimar la preocupación de que China no cumpliría con sus promesas. “Creo que si cumplen con las indicaciones que le dieron al presidente Trump, todo el mundo estará realmente feliz”, le dijo Ross a CNBC.

Algunos analistas creen que los temores de que la tregua china ya esté en riesgo son exagerados. “China no ha negado explícitamente nada de lo que EEUU ha dicho hasta ahora, simplemente no ha brindado detalles y posiblemente nunca lo hará”, comentó Scott Kennedy, un experto en estudios de China en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) de Washington. “Habrá negociaciones serias. El ‘ruido’ y la ansiedad de los últimos días están fuera de lugar”, agregó.

En su tuit, Trump también planteó la posibilidad de que se extendiera el plazo de 90 días, lo cual sugiere que es posible que no se impaciente con Beijing demasiado rápidamente.

Pero a medida que las dudas sobre la solidez del acuerdo se extendieron por Washington, Trump dijo que Robert Lighthizer —el representante de comercio estadounidense a quien se le considera ser de línea dura con China— liderará las próximas conversaciones. Tal vez esto estuvo diseñado para eliminar una reacción negativa cada vez mayor por parte de los críticos que creen que el presidente estadounidense le otorgó a Xi un alivio temporal de los aranceles a cambio de poco, o de nada.

En el sector empresarial, el alivio por la tregua ha sido reemplazado por la realidad de que se resolvió muy poco en Buenos Aires.

“La gran interrogante sigue siendo qué sucederá después de los 90 días”, comentó Bethany Aronhalt, portavoz de la Federación Nacional de Minoristas (NRF, por sus siglas en inglés). “¿Esto significará que las nuevas tarifas entrarán en vigor un poco más tarde?”, se preguntó ella.

 

Fuente: Semana Económica