Por qué debes mejorar la Seguridad de tu Almacén…

By: Guido Secco
Ene.28, 2019
0

¿Cuántas medidas pones en práctica para mejorar la seguridad de tu almacén? Los almacenes son los lugares de tránsito o de permanencia de las mercancías de nuestros clientes y eso les convierte en lugares a proteger. Pero… ¿Qué hacemos para que esta seguridad se convierta en realidad?

Existen varios enfoques desde los que se puede analizar y tratar la seguridad de los almacenes: desde el propio diseño de las instalaciones hasta la prevención contra los robos. Y, como no puede ser de otra manera, debemos analizar cuáles son las consecuencias y los beneficios que nos aportarán nuestros esfuerzos a la hora de blindar nuestros almacenes.

Qué puedo hacer para aumentar la seguridad de mi almacén

Arquitectura del almacén

La seguridad es una de las cosas más importantes en las que hemos de pensar a la hora de diseñar nuestro almacén. Hay quien puede creer que la seguridad consiste solo en evitar robos, pero el cuidado de la mercancía también tiene que ver con impedir que la mercancía sufra desperfectos involuntarios durante su vida en el almacén.

Entre las principales vías para conseguirlo está la planificación y separación de espacios. Es decir, delimitar adecuadamente y de manera fácilmente visible las zonas destinadas a diversas tareas: preparación de pedidos, traslados de mercancía, recepción de materiales, residuos, etc. Aquí también se incluye la separación visual y/o física, cuando sea posible, de las zonas de tránsito para el personal y para las máquinas.

Otro método son los elementos que protejan a los componentes del propio almacén. Entre las pesadillas logísticas más temidas está un accidente que haga que varias estanterías se derriben unas a otras en un efecto dominó. Para minimizar este riesgo existen las barreras protectoras de estanterías, que se colocan en los laterales de las estanterías para evitar impactos. A la hora de instalarlas recuerda tener en cuenta que suponen una reducción de espacio, incluyendo el que la maquinaria (como las carretillas) tiene disponible para maniobrar.

Por último, hay que recordar que la seguridad también incluye el exterior de la nave. En este caso nos referimos a la instalación de elementos que impidan la posible entrada por la fuerza mediante el uso de vehículos a modo de ariete. Es decir, de forma similar a las medidas anti-alunizaje que se emplean habitualmente en los comercios.

Cuidando a las personas

La importancia del diseño del almacén no debe hacer que nos olvidemos de cuidar el lado humano, que es el más importante y el más frágil. Es frecuente ver almacenes en los que siguen sin respetarse el uso de elementos de protección -calzado de seguridad, ropa que aumente la visibilidad, guantes, etc.- incluso aunque haya señalización que recuerde su obligatoriedad.

La mejor manera de implantar estos buenos hábitos es con el ejemplo. Es muy difícil que una plantilla los interiorice si ve cómo los directivos y el personal de oficina bajan al almacén sin adecuarse a dichas normas, de manera que ellos también se volverán laxos en el cumplimiento de estos protocolos.

La dirección de la empresa también debe asegurarse de que la plantilla esté formada en el uso de los elementos de seguridad y de la maquinaria con la que trabaja, además del buen estado de dicha maquinaria. Si los empleados ven en su día a día que los elementos de seguridad o de trabajo están en mal estado se estará creando un caldo de cultivo idóneo en el que el menosprecio hacia la seguridad forme parte de la cultura de la empresa.

A un almacén suelen acceder diversas personas ajenas al almacén y a la empresa

Prevenir frente a los robos

Los robos son una fuente de menguas en las mercancías. Los grandes centros comerciales calculan cada año el porcentaje de robos que estiman que van a sufrir, y el mundo de la logística -y las empresas que gestionen parcial o totalmente su cadena de suministro- no es ajeno a ello.

El origen de los robos puede ser interno o externo. Lo más habitual es que a un almacén puedan acceder diversas personas ajenas a la empresa (gente que entrega o recoge mercancía, personas incluso no relacionadas con la actividad del almacén, etc.) y que además pueden ser de muchas compañías, para hacerlo todo un poco más complicado.

En todo caso, las recetas para tratar de prevenir los robos van a ser comunes para ambos casos: prevención y señalización. Entre las medidas preventivas está el control de accesos, la monitorización y grabación de las zonas de mercancía y de las entradas y salidas, restricciones adicionales en las zonas especialmente sensibles (o con objetos y productos de valor más elevado), etc. Respecto a la señalización hay que subrayar el efecto disuasorio que tienen los avisos de que se está grabando lo que sucede en las instalaciones. Hay una parte de los robos que no son premeditados ni “profesionales” sino que se deben al oportunismo o al impulso del que cree ver una buena oportunidad; para prevenir estos casos las señalizaciones suelen ser especialmente efectivas.

Beneficios de una buena seguridad

Mejorar la seguridad de nuestro almacén va a tener consecuencias muy positivas para la empresa y para su entorno. Una plantilla que realice su labor en un entorno en el que se valora la seguridad y en el que se le dota de los materiales y la formación necesaria va a tener una mayor motivación y se va a sentir más identificada con la empresa.

La imagen de la propia firma también se verá reforzada. Los clientes que puedan visitar sus instalaciones y aquellos que noten una mejora en el número de incidencias (pérdidas, roturas, etc.) van a elevar su percepción sobre nuestra calidad y el servicio recibido.

Por último, también hay que destacar la mejora en costes para la empresa dueña del almacén. Aunque en todo lo relacionado con la seguridad el primer punto es siempre la integridad física de las personas, en un segundo plano también se van a producir mejoras de costes por la reducción de accidentes, bajas, robos o indemnizaciones a clientes por las posibles roturas.

En resumen, un almacén en el que la seguridad sea el pilar central va a mejorar la felicidad de los trabajadores, la imagen de la empresa, el servicio y la relación con los clientes. Hay razones de sobra para revisar qué más podemos hacer para mejorar la seguridad de nuestros almacenes logísticos.

Fuente: TRANSGESA


Los riesgos de la cadena de suministro… o la cadena de suministro en riesgo

By: Guido Secco
Dic.05, 2018
0

¿Qué hago si no me llega la orden porque el proveedor tuvo un problema grave? Por ejemplo, si su fábrica se incendió, como le pasó a Ericsson con Philips. ¿Cómo reaccionan los diferentes miembros de la cadena de suministro frente a situaciones similares a la mencionada? ¿Estamos preparados para hacer frente a esto? ¿Es posible anticiparse y prepararse?

 

Desde ya hace unos años el tema de la fragilidad de la cadena de suministro se ha puesto de manifiesto, activando las alarmas tanto en las organizaciones como en la comunidad académica para encontrar una solución que pueda permitir brindar resiliencia a la cadena, o sea dotar a la cadena de la capacidad de reponerse lo más pronto y con el menor impacto posible frente a una situación que potencialmente puede provocar la caída de la cadena, ya sea total o parcialmente.

Quizás la principal razón de lo que se está viviendo es que las cadenas de suministro han sido diseñadas buscando la optimización de sus procesos, y bajo un escenario donde estas situaciones no se presentan, y algunos de estas decisiones de diseño solo introducen potenciales problemas; por ejemplo, la decisión de un proveedor único es un riesgo, si bien es una decisión que permite mejorar ciertos procesos también hace crecer el riesgo frente a cualquier problema que pueda tener ese proveedor.

Situaciones así podemos encontrar en todas las operaciones y procesos de la cadena, por ejemplo en el diseño mismo, en el suministro, en la demanda, en la distribución de los actores, etc. Entonces, la paradoja que se produce es que al buscar mejorar la operación de la cadena con estas acciones estamos introduciendo potenciales situaciones problemáticas, que pueden provocar la caída temporal o definitiva de la misma.

Análogamente, las cadenas no solo se ven enfrentadas a estos problemas internos, sino también a situaciones externas que pueden afectar su operación, pensemos por ejemplo en los diferentes terremotos y sus consecuencias, en los tsunamis, y en cualquier otro fenómeno natural. Las cadenas son susceptibles, son frágiles a la ocurrencia de este tipo de situaciones.

Y el problema crece en su complejidad porque los análisis de los datos relacionados con fenómenos naturales indican que el número va creciendo con los años, así como también los afectados. ¿Podemos hacerle frente? ¿Es posible tomar medidas que nos permitan crear la resiliencia de la cadena? El desafía está ahí, esperando una respuesta que permita fortalecer a las cadenas y reducir su fragilidad, estamos en presencia de un movimiento anti-fragilidad.

Podemos decir que una cadena de suministro es resiliente cuando frente a eventos disruptivos (tanto internos como externos) que afectan su normal operación son capaces de reponerse y poder seguir siendo operativa. Cada actor de la cadena debe buscar su resiliencia y la resiliencia en el vínculo con los otros actores de la cadena. De esta manera la resiliencia se basa en la capacidad de poder adaptarse, de la flexibilidad para poder hacerlo y de la agilidad.

Pero hoy no solo es suficiente con poder reducir y recuperarse frente a estos eventos disruptivos, hoy se le está pidiendo a las cadenas que sean capaces de anticiparse y a través de estos eventos disruptivos llevar a la cadena a un estado mejor al previo, un pequeño gran desafío ¿no? Y si no lo hacemos las consecuencias no son nada deseadas, pérdidas financieras, incremento en los costos, disminución en la participación del mercado, etc., donde un desafío importante está en relación con la duración del evento y de la recuperación frente a su ocurrencia.

Pero… ¿cómo lo hacemos? A través de la gestión de los riesgos (partiendo por su identificación… si no sabemos cuáles son las cosas que nos pueden afectar, no nos podemos preparar) y de la gestión de los eventos (que hacemos cuando lo potencial se convierte en realidad). La gestión de riesgos y eventos dentro de una organización ya es un proceso complejo, ahora imagen esto en una cadena de suministro.

Así es, estamos frente a un problema mayor, de alta complejidad producto por la cantidad de elementos involucrados y las interrelaciones entre ellos. Pero se debe hacer, debemos gestionar los riesgos y los eventos en la cadena de suministro porque de no hacerlo estamos hipotecando el futuro de nuestras cadenas, dado que hoy se está presentando como un factor de competitividad.

Nuestras cadenas están en riesgo, nuestras cadenas son frágiles porque han sido diseñadas pensando en optimizar sus procesos pero en la vida real las cosas rara vez suceden como han sido planificadas, porque planificados bajo incertidumbre y un futuro hipotético. Nuestras cadenas están en riesgo por las situaciones del entorno son altamente variables, tanto desde lo natural hasta lo social y político, y estos eventos están ocurriendo cada vez con una mayor frecuencia, nuestras cadenas están en riesgo y es nuestra responsabilidad gestionar los riesgos de la cadena.

 

Fuente: delogística


Cadena Logística Vs. Cadena de Suministro, no las confundas

By: Guido Secco
Nov.10, 2018
0

Es un error muy común confundir la cadena de suministro con la cadena logística, puede que parezcan cosas muy semejantes pero la realidad es que son dos conceptos muy diferenciados. Pero a pesar de ser tan distintos, se complementan y se sirven el uno del otro para realizar su actividad. Más adelante detallaremos cuáles son las diferencias que existen entre la cadena logística y la cadena de suministro.

La cadena logística se basa en la planificación y control de los bienes que se envían a los clientes, en la cantidad adecuada, con la calidad perfecta y el tiempo concretado.

Dentro de la cadena logística se organiza el transporte necesario para realizar los envíos, el mantenimiento y control de la flota, el almacenamiento y organización de la mercancía que está vendida, los inventarios o se estudia la forma en que la oferta y la demanda actuarán en un futuro a medio/largo plazo. Su objetivo máximo es la entrega de los productos producidos en la fábrica hasta el cliente final.

El profesional de la cadena logística es el encargado de supervisar y gestionar el producto desde que entra al almacén hasta que se le realiza la entrega a los distribuidores o clientes finales.

En cambio la cadena de suministro engloba todas las tareas que se llevan a cabo en la cadena logística más otras. En la cadena de suministro se controla toda la corriente de trabajo en la fabricación de los productos, desde la adquisición de las materias primas hasta la entrega al cliente, pasando por la producción de bienes y el almacenamiento de estos. Es decir, la cadena logística es una parte de la cadena de suministro.

El responsable de la cadena de suministro es un profesional que se compromete a gestionar las materias primas, de forma que se provea a la producción de forma eficiente. Se debe asegurar que las necesidades de la demanda quedan cubiertas y estar en continua mejorar y adaptación al entorno tan cambiante que viven hoy en día las empresas.

Diferencias entre la cadena logística y la cadena de suministro
Respecto a los servicios, la cadena de suministro intenta minimizar los costos pero ofreciendo un servicio impecable, para que la entrega a los clientes sea de calidad. En cambio, la cadena de suministro se preocupa de que las materias primas no sean muy caras para que los costes de la producción sean menores.

La organización es fundamental, tanto para la cadena logística como para la cadena de suministro, pero para la primera lo es porque así logrará servir los productos en el menor tiempo posible. En el caso de la segunda, se encarga de organizar muy bien cada proceso de la cadena para que cuando llegue a la última parte, que es la cadena de suministro, no se falle en la entrega.

La cadena de suministro se tiene que encargar de entregar a tiempo el producto, ya que la cadena de suministro intenta que el tiempo de servicio sea cada vez menor para que la cadena global sea más ágil y eficiente.

Cuando se habla de la optimización de la cadena logística es porque ésta ha mejorado gracias a nuevos métodos de distribución de mercancías. La cadena de suministro tiene que buscar y establecer nuevos procesos para que dicha cadena sea dinámica, ágil y eficiente y no llegue a la obsolescencia.

Fuente: Retos en Supply Chain – EAE Business School


Cabotaje reducirá a la mitad sobrecostos de transporte agrícola en Perú

By: Guido Secco
Nov.05, 2018
0

El viceministro de Comercio Exterior de Perú, Édgar Vásquez, recalcó que el cabotaje en los puertos puede permitir al país una reducción de hasta 49% de los costos del transporte marítimo de carga y de pasajeros, dependiendo del destino.

Hace más de un mes, aproximadamente, el Gobierno peruano emitió el Decreto Legislativo 1413, que facilita el transporte marítimo de carga y pasajeros entre los puertos.

Durante la XII Cumbre Internacional de Comercio Exterior, organizada por la Cámara de Comercio de Lima (CCL), el funcionario explicó que “entre Piura y Lima todo se hace por la Panamericana Norte, por lo que las líneas navieras que han dejado carga, por ejemplo, en Paita, que tienen bodega vacía y tienen que venir a dejar carga en el Callao ahora podrán hacer el transporte interno”.

Al permitir el uso de la capacidad instalada vacía de estas grandes naves que ya están pasando y que tendrían costos bajos para la carga peruana, habrá una alternativa para la reducción de los costos del transporte terrestre.

Ahora toca la promoción y difusión con las líneas navieras para que hagan negocios con los gremios propietarios de carga.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el decreto es válido por 120 días calendario tras su publicación, el 13 de septiembre.

El Gobierno de Perú definió las estrategias para impulsar el transporte de cabotaje de personas y carga en sus costas, a través de barcos.


El ‘efecto Amazon’ puede subir los precios

By: Guido Secco
Oct.13, 2018
0

En los últimos años, el llamado ” efecto Amazon” se ha utilizado para explicar la baja inflación en las economías desarrolladas: los precios supuestamente son más bajos — y más transparentes — en línea, obligando a los minoristas que no operan en internet a reducir los precios.

El efecto, sin embargo, puede ir en ambos sentidos: la influencia del comercio electrónico hace que los precios fluctúen más a menudo, reaccionando de manera inmediata a golpes como las subidas en el precio de la energía y el tipo de cambio.

El “efecto Amazon” es una palabra de moda que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, mencionaron a principios de este año como una de las razones del lento crecimiento de los precios. Estudios realizados en Europa también parecen mostrar que el crecimiento del comercio electrónico empuja la inflación a la baja.

La evidencia presentada por Austan Goolsbee, de la Universidad de Chicago, y Peter Klenow, de la Universidad de Stanford, en un artículo del 2018 muestra que la inflación es sistemáticamente menor en línea que fuera de línea: de 2014 a 2017, el índice de precios digitales de Adobe (DPI), calculado a partir de millones de precios en línea, fue un promedio de 3 puntos porcentuales inferior al índice de precios al consumidor oficial calculado por la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Esto no solo confirma la existencia de una presión de precios a la baja desde Internet, sino que implica que una vez que el comercio electrónico se integre apropiadamente a las estadísticas oficiales — algo que la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido, por ejemplo, anunció que haría a principios de este año –, la inflación probablemente resultará ser inferior que lo que se informa actualmente.

Sin embargo, el ” efecto Amazon” no es necesariamente unidireccional. El reciente informe Digital Dolar Report de Adobe para el segundo trimestre del 2018, el último publicado hasta ahora, muestra que el DPI puede en momentos ser mayor que la inflación oficial. Los precios en línea aumentaron un 0.6% anual en junio en todas las categorías de productos que sigue Adobe y la inflación oficial en las mismas categorías fue negativa en -0.1%.

Los precios en línea pueden crecer más rápido que los del comercio tradicional porque los minoristas en línea los cambian más a menudo, reaccionando a las variaciones de varios precios. En un artículo del 2017, Yury Gorodnichenko de la Universidad de California, Berkeley, y colaboradores mostraron que en línea la “duración” de un precio publicado es de hasta un 50% menor que en una tienda física, y la de un precio regular puede ser de solo de un tercio del tiempo. Una razón de ello es el deseo y la capacidad de los minoristas en línea de transferir las fluctuaciones del tipo de cambio a los consumidores.

En un artículo reciente, Alberto Cavallo de la Universidad de Harvard, quien ha escrito extensamente sobre precios en línea, muestra que este comportamiento de las empresas de comercio electrónico está afectando a los minoristas tradicionales, muchos de los cuales también venden en línea. La competencia basada en internet borra las diferencias geográficas en los precios (lo que puede ser un problema en las áreas más pobres) e insta a los minoristas a cambiar las etiquetas de precio más rápido.

“Los precios al por menor se están volviendo menos ‘aislados’ de los shocks a nivel nacional”, escribió Cavallo. “Los precios del combustible, las fluctuaciones del tipo de cambio, o cualquier otro shock que pueda entrar en los algoritmos de precios utilizados por los grandes minoristas son más propensos a tener un mayor impacto en los precios minoristas que en el pasado”.

Este es un “efecto Amazon” que probablemente no hará que los consumidores estén felices, especialmente en estos tiempos de guerras comerciales, aumentos de aranceles, monedas volátiles y alzas en los precios del petróleo. La adaptación de la industria minorista a las prácticas en línea no es sólo una ilustración de los efectos beneficiosos de la competencia en los consumidores: los expone a las fuerzas de la economía globalizada sobre las que no tienen control.

Incluso si los gigantes minoristas en línea como Amazon nunca adquieren poder de monopolio de precios, pueden ayudar a acelerar la inflación, especialmente en economías que dependen de las importaciones. Incluso ahora, los diversos “efectos Amazon” no necesariamente se compensan en favor del público.

 

Por Leonid Bershidsky

Diario Gestión