La Gestión de Almacenes

By: Guido Secco
May.14, 2019
0

Por Gustavo Talavera – Director Editorial Independiente

El almacén es el lugar o espacio físico en que se depositan las materias primas, el producto semi terminados o el producto terminado a la espera de ser transferido al siguiente eslabón de la cadena de suministro.

Sirve como centro regulador del flujo de mercancías entre la disponibilidad y la necesidad de fabricantes, comerciantes y consumidores.

Función de los Almacenes:

1.   Mantienen las materias primas a cubierto de incendios, robos y deterioros.

2.   Permiten a las personas autorizadas el acceso a las materias almacenadas.

3.   Mantienen en constante información al departamento de compras, sobre las existencias reales de materia prima.

4.   Llevan en forma minuciosa controles sobre las materias primas (entradas y salidas).

5.   Vigilan que no se agoten los materiales (máximos – mínimos).

Gestión de almacenes implica una serie de decisiones básicas:

1.   Decidir el número de almacenes y su tamaño.

2.   Elegir las ubicaciones para los almacenes.

3.   El tipo y nivel de mecanización. La primera decisión es si utilizar almacenes en propiedad, alquilados o almacenes ajenos. Algunos productos requieren almacenes especializados como los productos congelados. Otra decisión fundamental es el nivel de automatización de los almacenes. Actualmente podemos disponer de almacenes totalmente automatizados. Aunque en ocasiones resulta más rentable un nivel intermedio de automatización.

4.   Establecer la organización y los procedimientos concretos de gestión.

5.   El número de almacenes depende de varios factores. Un factor fundamental es el costo y la duración de los transportes. Hace unos años en Europa los transportes eran más lentos y existía cierta dificultad en las fronteras. La mejora de las comunicaciones y la eliminación de fronteras dentro de la Unión Europea han facilitado concentrar en un menor número de grandes almacenes automatizados las operaciones. Otros factores fundamentales se relacionan con las características del producto y del mercado.

6.   La ubicación de los almacenes se decide analizando los costos de los diversos emplazamientos alternativo teniendo como restricción fundamental el tiempo máximo de respuesta a los pedidos de los clientes.

7.   El sistema de organización. Se hace preciso decidir el número de empleados de los almacenes, seleccionarlos, formarlos y asignarles responsabilidades. Un aspecto importante en los almacenes es la distribución en planta. Es decir cómo se reparten por la superficie del almacén los distintos productos.

“Las bodegas han pasado a ser plataformas desde las cuales, la multimodalidad, sistemas de almacenamientos, sistemas de movimientos de materiales, sistemas de información, sistemas de trazabilidad y sistemas de distribución, han provocado la transformación de los mismos en centros de proceso” (SENA, Estudio de la caracterización de la logística).

Por ejemplo, si colocamos cerca de la salida los productos de mayor movimiento reducimos los desplazamientos totales. Dentro de los almacenes será preciso determinar cómo se moverán los productos, la información y las personas o medios mecánicos. Las distintas etapas o tareas que se desarrollarán desde la recepción de los productos en el almacén hasta su salida. Tendremos que definir de forma precisa los procedimientos. Es decir, como se realizará el trabajo.