¿Está el puerto de Ilo listo para convertirse en un megapuerto para Bolivia?

By: Jorge Choque
Jul.14, 2019
0

“Hoy en día no es un puerto principal porque las facilidades logísticas del puerto de Ilo no son suficientes como pueden existir en otros puertos tipo Arica, Iquique o Antofagasta”, explicó el director del Instituto de Investigación y Desarrollo de Comercio Exterior de la CCL.

En los últimos años, el puerto de Ilo, en la costa sur de Perú, se ha presentado como el destino ideal en el océano Pacífico para la carga comercial boliviana, pero ¿está lista este terminal para convertirse en un megapuerto que atraiga el comercio internacional?

“Hoy en día no es un puerto principal porque las facilidades logísticas del puerto de Ilo no son suficientes como pueden existir en otros puertos tipo Arica, Iquique o Antofagasta (en el norte de Chile)”, explicó el director del Instituto de Investigación y Desarrollo de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Carlos Posada.

El terminal portuario de Ilo, ubicado en la región de Moquegua, movilizó 331,523 toneladas de carga en el 2018, que llegó, o salió, en 4,796 contenedores transportados en 112 naves menores y 34 de alto bordo, según datos de la Empresa Nacional de Puertos (Enapu).

De enero a abril de este año, la carga en Ilo ascendió a 115,172 toneladas, procedente de 19 naves de alto bordo y nueve menores.

Solo en abril pasado, Ilo movilizó 50,292 toneladas de carga, frente a los más de tres millones de toneladas que registró en ese mes el puerto del Callao, el más grande del Perú, de acuerdo a cifras de la Autoridad Portuaria Nacional.

Por ese motivo, para que Ilo sea un puerto como el que necesita Bolivia “debería estar moviendo alrededor de unos 200,000 contenedores al año”, precisó Posada, ya que eso le permitiría alcanzar “dimensiones suficientes para darle volumen” y convertirse en “un puerto funcional para esta zona sur” de Perú.

La mayoría de los barcos recibidos en el 2018 en Ilo fueron tanqueros (169), seguidos por los porta-contenedores (42), los de carga en general (23) y los graneleros (19).

Tan solo un 10%, unas 30,000 toneladas, de la carga movilizada por este puerto durante el año pasado procedió de Bolivia, para ser enviada a otros destinos en el exterior.

Entre sus principales productos figuraron la torta de soya, el aceite crudo de soya, los minerales de zinc, el alcohol etílico, aceite crudo y bobinas.

Sin embargo, en lo que va de 2019 este puerto sureño ya ha recibido más de 25,000 toneladas de carga boliviana, casi lo mismo que en todo el año pasado, por lo que las inversiones parece ir por buen camino.

En Ilo, la carga boliviana que procede de Cochabamba, Santa Cruz o La Paz tiene un descuento de 30% en las tarifas portuarias, gracias a un convenio suscrito el año pasado y que también apunta al objetivo de mejorar las inversiones y el comercio en la zona.

A fines del año pasado, el gobierno peruano prometió una inversión de US$ 15 millones para renovar la infraestructura, el sistema de seguridad, de soporte y el equipamiento adicional en el terminal.

Sin embargo, convertir a Ilo en un puerto principal para Bolivia pasaría por “tener una suficiente carga para que justifique la venida y salida de buques que, a su vez, justifiquen tener un puerto con mayores dimensiones”.

En los últimos años, Perú ha iniciado un acercamiento con Bolivia (que intenta diversificar los puertos que usa en Chile), con el objetivo de impulsar la actividad en Ilo y ligarlo tanto al comercio internacional, como a un futuro abastecimiento de gas natural.

Ese fue el anuncio más relevante del gabinete binacional y encuentro presidencial que celebraron la pasada semana, precisamente, en Ilo los mandatarios y consejos de ministros de ambos países.

Allí, el peruano Martín Vizcarra aseguró que se ha superado el récord de carga en ese terminal y que su gobierno está haciendo inversiones, como en un proyecto de rompeolas para hacer más rentable al puerto. 

“Si hay más carga, justifica la ampliación del puerto y el corredor bioceánico”, afirmó Vizcarra.

Su colega Evo Morales expresó, por su parte, que soñaba tener en poco tiempo “un megapuerto no solo para beneficiar a Perú y Bolivia, sino a otros países”.

El líder boliviano agregó que los acuerdos firmados con Perú ese 25 de junio también consideran trabajar en conjunto para construir un gasoducto hacia Ilo.

Ambos países podrían cumplir varios objetivos con esta medida, como llevar el gas hacia la macroregión sur peruana, con la posibilidad añadida de que los excedentes de gas boliviano que se tengan puedan exportarse a través de Ilo.

En ese sentido, la industria gasífera que tienen Perú y Bolivia podría convertir a Ilo en “un puerto especializado para la exportación de gas, con lo cual la infraestructura podría estar adecuada para un negocio de ese tipo”, afirmó Posada.

El destino de este aún modesto terminal portuario está por definirse, pero cualquiera de las opciones dependerá de que los gobiernos analicen el total del suministro de carga o de gas que pueda llegar por sus instalaciones, que aún no es suficiente.

Fuente: Gestión