Cadena logística es cada vez más clave en los negocios digitales (Lucía La Rosa – Semana Económica)

POR LUCÍA LA ROSA – SEMANA ECONÓMICA

  En la era de los negocios digitales la logística viene tomando preponderancia como aliada del retail. Ya sea desarrollada inhouse o proveída por terceros que tienen know how sobre cómo llegar al cliente final, la logística de última milla —el envío al consumidor final— toma viada para mejorar la experiencia de consumo.

El principal aporte de la logística al e-commerce es facilitarle al cliente final el recojo de los productos. La tendencia hoy comienza con el uso de lockers descentralizados y ubicados en lugares estratégicos desde donde pueden recogerse los productos adquiridos. En los negocios digitales el uso de la tecnología no termina en el canal de compra; allí es donde comienza.

NUEVAS PLATAFORMAS
La instalación de lockers en distintos lugares de la ciudad facilita el recojo de los productos que los clientes compran online. La estrategia responde a la necesidad de las empresas de e-commerce de atender los nuevos requerimientos de los consumidores finales: mayor disponibilidad de productos, menores tiempos de entrega y en lugares descentralizados y mayor trazabilidad del envío.

Por ello las retailers locales están digitalizando su gestión logística (SE 1628, Management). La cadena de zapaterías Platanitos —en la que la venta online representa el 35% de sus ventas totales— ha optado por desplegar lockers de recojo en distintos puntos de Lima. La compañía tiene desde agosto de este año dos de éstos desplegados en San Isidro y diez más por desplegar antes del cierre del año. La retailer le brinda al cliente una clave digital para que con ésta pueda abrir el locker que contiene su producto.

“Queremos tener lockers para desplegarlos en lugares más convenientes para los clientes”, señala Alexander Mont, gerente de nuevos proyectos de Platanitos. Se ubicarían en centros comerciales y estacionamientos. Cada locker es importado desde China y cuesta US$5,000. El 60% de las órdenes online de Platanitos tiene como destino una tienda de la empresa; la idea es descentralizar el recojo.

La operación logística del negocio digital de Platanitos también ha implicado digitalizar su sistema de inventarios: ha diseñado un inventario único que le permite a sus tiendas vender productos que físicamente están en otros locales, poniendo así a a disponibilidad del cliente final el stock que está en los centros de distribución. “Desde el 2S18 el 100% de nuestros almacenes está disponible para la venta, lo que hace que la mercadería disponible aumente un 40%”, detalla Mont.

Dado su rol clave en la era de los negocios digitales, los operadores logísticos también están haciendo esfuerzos por mejorar su servicio de última milla y convertirse en socios estratégicos del retail. Scharff, empresa de servicios de logística integral, también viene invirtiendo en lockers. El objetivo es captar empresas medianas y pequeñas para crecer en el servicio de última milla. “Estamos en conversaciones con redes de bodegas, grifos y comercios para que se conviertan en una red de puntos de conveniencia [para llegar al consumidor final]”, adelanta José Ríos, director de experiencia y servicio de Scharff. La meta de la compañía es tener cincuenta puntos de entrega en la ciudad al cierre del 2018. Para ello está invirtiendo alrededor de US$500,000.

A largo plazo la compañía apunta a desplegar una red de lockers en provincias. “Vamos a comenzar en Lima pero nuestra intención es llegar a provincias: en el 2019 apuntamos a tener redes en las principales ciudades”, indica Ríos.

ALIANZAS Y ADQUISICIONES
Para mejorar su logística de última milla las empresas de logística también han optado por formar alianzas con startups, como es el caso de Ransa y Scharff. El año pasado Scharff compró PickApp, una startup de servicio de delivery express especializada en documentos y paquetes. Tras la compra, la compañía creó Scharff Express y personalizó el servicio de delivery en función del tipo de cliente para atender pedidos a demanda. “Ello nos ha permitido brindar mayor trazabilidad en las entregas y reducir nuestros tiempos de entrega de ocho horas a menos de tres”, comenta Ríos. En ese sentido, la empresa también formó una alianza con IBM y Cognitva para desarrollar un asistente virtual, un bot, para brindar el servicio de courier internacional. La idea de la empresa es que en el mediano plazo esta plataforma también atienda consultas locales.

Por su lado, Ransa —el operador logístico del Grupo Romero— firmó una alianza estratégica con Urbaner, una startup peruana que llega hasta el consumidor final (SE 1632, Management). La alianza le permitirá a Ransa digitalizar sus procesos internos para volverlos más eficientes y cambiar de un enfoque sólo corporativo (B2B) hacia uno que incluya al consumidor. “Esta línea de negocio va a ser la más importante en los próximos cinco a diez años”, dijo en agosto Tomás Moro, VP de Ransa Perú.