Perfil de madurez de la cadena de suministro (Dr. Klaus-Peter Jung – Miebach Consulting)

El perfil de madurez es una técnica especializada que le permite obtener una visión general del status quo y los cambios futuros necesarios para toda la cadena de suministro, dentro de un período de tiempo relativamente corto. Por un lado, un perfil de madurez permite registrar, precisamente, el nivel de madurez actual; por otro lado, ofrece la posibilidad de definir, evaluar y priorizar desarrollos futuros necesarios o deseados.

 

Resultado de imagen para supply chain images

Para llevar a cabo un perfil de madurez de la cadena de suministro se analizan y evalúan diversos aspectos dentro de la gestión de la misma. 

Por ejemplo:

1. Alineación estratégica.

2. Suministro de entrada.

3. Personas y trabajo en equipo.

4. Fabricación.

5. Requisitos del cliente.

6. Reposición de existencias de productos terminados.

7. Planificación de la demanda.

8. Gestión de calidad.

9. IT / MIS.

 

Un perfil de madurez de la cadena de suministro se divide en tres pasos lógicos sucesivos:

  • El primer paso es examinar el nivel de madurez de la organización actual: Un desglose de los temas de la cadena de suministro en los nueve módulos antes mencionados. Para cada módulo de cadena de suministro y cada proceso detrás de ella se determina cómo existen los procesos en la empresa en la actualidad y cómo se clasifican en una escala de 5 niveles de madurez, que van de la “inocencia” a la “excelencia”. La clasificación se basa en definiciones y criterios estandarizados para que se pueda llevar a cabo una autoevaluación significativa. 

  • En el segundo paso, entonces, se determina qué esfuerzo, en cuánto tiempo y con qué costo se mejorará en los procesos individuales. Esta consideración de esfuerzo es necesaria porque la empresa a veces no puede implementar todas las ideas de mejora al mismo tiempo. También se requiere en este paso un análisis costo-beneficio y considerar los recursos disponibles.

  • El tercer paso es identificar el potencial de mejora y priorizar posibles medidas de implementación. No es necesario lograr siempre un estado de Excelencia en todos los procesos y módulos de la cadena de suministro. Dependiendo de la compañía, el mercado, los requisitos del cliente y la competencia, puede tener sentido mantener un nivel de “comprensión” o “competencia”, ya que el costo de una mejora excede claramente su beneficio.

Beneficios concretos para la empresa

Siempre que los datos lo permitan, la identificación del potencial a través de una mejora no solo debe ser cualitativa sino también cuantitativa en las siguientes tres direcciones estratégicas:

  • Costos: ¿En qué medida espero una reducción de costos al mejorar un proceso al siguiente nivel de madurez?

  • Calidad / servicio: ¿En qué medida influye la madurez de un proceso (producto) en la calidad y el servicio (disponibilidad, transparencia, etc.)?

  • Estrategia: ¿En qué medida la mejora de la madurez de un proceso alinea la gestión de la cadena de suministro con la estrategia corporativa general?

Si consideramos el beneficio potencial de una medida, junto con el esfuerzo estimado para su implementación, podemos decidir cuáles medidas de optimización tomar en el corto, mediano y largo plazo, con un cronograma concreto, un presupuesto y un resultado esperado. Para las medidas seleccionadas se desarrollan perfiles de proyecto para que su implementación concreta pueda ser inmediata.

Completando un Perfil de Madurez, la empresa genera un valor agregado real, pues no sólo cuenta con un análisis del estado real y una descripción del estado deseado, sino también una ruta de acción concreta y para la implementación correspondiente. Un análisis de perfil de madurez puede realizarse en 4 semanas.

 

Fuente: Mundo Logístico