Centros industriales y logísticos podrían crecer 68% en Lima

Por cada dólar exonerado en tributos en las zonas francas, una economía percibe US$ 6.2, según experiencia de otros países como Costa Rica, con un modelo estándar que podría adecuarse en el Perú.
Según los cálculos del director general de inmobiliaria Prologis en México, Héctor Ibarzabal, Lima puede acoger hasta 20 millones de metros cuadrados en centros logísticos o parques industriales por el número de habitantes en la capital.
Esto significa una capacidad para crecer de hasta 68% adicional a los números que se registran actualmente.
“Lima tiene la capacidad para seguir expandiéndose. Hay que hacer parques industriales en zonas abiertas con una adecuada conectividad, cerca a un puerto o aeropuerto y una de red de ferrocarriles, pero antes hay que trabajar en la legislación”, señaló al respecto Carlos Posada, exviceministro de Comercio Exterior.
Cabe indicar que un informe de Binswanger Perú, señala que de los 11.9 millones de m² que forman parte del stock del mercado de locales industriales y condominios logísticos, el 60% se distribuye en Lima este, Huachipa y Lima sur, en tanto que Lima centro, Lima norte y el Callao concentran el 40% restante.
Zonas de desarrollo
De otro lado, si bien el Perú cuenta con los Ceticos (Centros de Exportación, Transformación, Industria, Comercialización y Servicios) en Paita, Ilo, Matarani y Tumbes -hoy llamados Zonas Especiales de Desarrollo (ZED)- más la Zona Franca de Tacna (Zofratacna), con exoneraciones e inafectaciones tributarias para las empresas que opten por ubicarse allí, su impacto para atraer la inversión ha sido limitado.
Posada destacó que el débil desarrollo de estas zonas en el Perú se ve en el destino al mercado local y no a la exportación de la producción de las ZED.
Esta situación aleja al país de los retornos por los beneficios tributarios (ubicados entre US$ 6 y US$ 8 por cada dólar no recaudado, según experiencias internacionales como las de Costa Rica), refirió el especialista.
Caso peruano
Frente a casos de éxito de zonas francas y parques industriales en otros países de la región, como Colombia, Costa Rica o México, el especialista consideró que lo más urgente es cambiar la normativa a un marco único para todas las zonas especiales, que permita el ingreso a desarrollos privados, proyecto en el que ya estaría trabajando Mincetur.
Y, en vez de definir los beneficios por plazos como sucede hoy, debería plantearse condiciones a las empresas, como compromisos de inversión en un determinado periodo.
Fuente: Diario Gestión