El frío que protege en la logística

Desde que se envía al centro de acopio hasta que llega a manos del consumidor final, un producto perecible corre el riesgo de perder sus principales propiedades e incluso volverse perjudicial para la salud.
¿Qué acciones y herramientas son necesarias para que esto no ocurra?

Los productos perecibles requieren de un mantenimiento y control de temperatura a lo largo de la cadena, de acuerdo con las características de cada producto, para conservar sus principales propiedades organolépticas como aromas, textura y sabor, así como para evitar su deterioro.
Si alguno de los puntos de la cadena de frío llegara a verse comprometido, toda ella se vería afectada perjudicando la calidad y seguridad del producto al llegar a su destino final, dice Tomás Moro, vicepresidente de Ransa Perú.
“El control y monitoreo de cada paso de la cadena asegura la temperatura de conservación adecuada y esto preservará las características del alimento tanto organolépticas (percepción, tacto), como nutricionales”, apunta.
A este fin, productores/exportadores, operadores logísticos, agentes de cargas, navieras y aerolíneas tienen la responsabilidad de mantener la calidad de los productos durante su tránsito y almacenamiento.
En general, para ello se necesita contar, en la etapa o eslabón que corresponda, con centro de acopio con temperatura controlada, centros de distribución con temperatura, humedad controlada, unidades de transporte y distribución con temperatura controlada, etc., dice Tomás Moro.

El transporte marítimo es un eslabón importante en este proceso.
En esta etapa, los contenedores refrigerados (reefer) son herramientas indispensables para la conservación de las mercancías perecibles como la fruta fresca. “La fruta fresca necesita cuidados especiales de refrigeración durante el transporte marítimo, ya que deben mantener los niveles de temperatura y condiciones atmosféricas adecuadas.
Aunque todas deben ser transportadas en contenedores refrigerados, las características de estos dependerán de cada variedad”, dice Diego Blotte, Country Manager de Maersk Line. Blotte sostiene que, por ejemplo, en el caso de los arándanos y espárragos, es fundamental aumentar el tiempo de conservación, por lo que se recomienda que sean trasladados en StarCare, un contenedor refrigerado de atmósfera controlada con tecnología que brinda un nivel adecuado de gases, retrasando el proceso de respiración del producto.
“Este sistema regula continuamente la temperatura, humedad y los niveles correctos de Oxígeno (O2), Dióxido de carbono (CO2) y Nitrógeno (N2) dentro del contenedor refrigerado. Esto con el objetivo de brindar una prolongada vida útil del producto”, añade. La utilización del tipo de contendedor refrigerado y los controles de temperatura y humedad que se hagan durante el transporte por mar dependerán del tipo de carga. De acuerdo con Blotte, la carga perecible desde Perú se puede dividir en dos segmentos: Pre-Cooled y Ambient Stuffing.
La carga Pre-Cooled ha pasado por un pre enfriado en túneles y cámaras de frío por parte del cliente (Packings Houses): Arándanos, Cítricos, Uvas, Paltas, Mangos, Arvejas, Espárragos, Granadas, entre otros. “Nosotros como Naviera, recibimos la carga a la temperatura deseada y continuamos con la cadena de frío”, dice Diego Blotte.
No obstante, algunos de estos productos requieren de parámetros adicionales en el contenedor, como: Intercambio de aire fresco (se mide en m3/hora), que es vital para que puedan llegar en óptimas condiciones al destino final; así como mantener una humedad relativa necesaria para el producto: algunos requieren humedad relativa elevada y otros, humedad relativa baja. “Asimismo, existen otras tecnologías (como la Atmósfera Controlada) que ayudan al producto para evitar la pudrición por hongos, mayor firmeza, llegar a tiempos de tránsitos largos”, agrega.
De otro lado, la carga Ambient Stuffing son las que ingresan al contenedor a temperatura de ambiente, es decir, no han pasado por túneles y cámaras de frío. Aquí se encuentran las Cebollas y Bananas. “En este caso, por ejemplo, nuestros contenedores refrigerados harán la función de túnel de frío en el que le quitaremos el calor a la carga, y luego lo mantendremos en la temperatura solicitada hasta su destino final”, dice Blotte.
El ejecutivo de Maersk Line recomienda utilizar contenedores StarCare, ya que, de acuerdo con el seteo que se le da al contenedor, disminuye la velocidad de maduración de la fruta; por tanto, cuando se tiene que mover carga a lugares “lejanos”, como el lejano oriente, esta herramienta tiene la capacidad de conseguir que la fruta llegue con mejor calidad.
“Esto es fundamental para carga sensible como es el caso de los cherrys o bananas. Consideramos que este es uno de los principales beneficios que responden a las necesidades de los clientes”, apunta.

Los arándanos
De enero a abril de este año, la exportación de productos no tradicionales fue de 4,162 millones de dólares, lo que implicó un crecimiento de 20.1% con respecto a similar periodo de 2017. En tanto, las exportaciones tradicionales durante ese periodo reportaron 11,243 millones de dólares, creciendo 17.1% en relación con igual lapso en 2017.
De los no tradicionales, los arándanos fueron una sorpresa para el crecimiento que ha tenido el país. El arándano es una de las frutas más delicadas en su cosecha. Por lo tanto, la tecnología juega un rol fundamental en su mantenimiento durante la exportación. Según Diego Blotte, para garantizar la calidad del fruto, es necesario aplicar cuidados especiales para preservar sus propiedades, como manejar los diferentes rangos de temperatura y atmósfera controlada, tener cautela en la cosecha, y manejo en las diferentes variedades hasta llegar a la consolidación de la carga y entrega del contenedor.

Trazabilidad y monitoreo
Un aspecto de gran importancia en la cadena de valor es la trazabilidad para monitorear y asegurar el control de la temperatura y humedad de la carga. Para ello, se han desarrollado tecnologías que hacen posible reportar información en tiempo real de lo que sucede en las embarcaciones, en los camiones o en los contenedores refrigerados que llevan la carga. “Para garantizar que cumplimos con el control de temperatura y humedad de la cadena de abastecimientos, debemos contar con un sistema de monitoreo en tiempo real de las temperaturas y humedad del producto final a lo largo de toda la cadena de abastecimientos”, indica Tomás Moro.
En vista de su importancia, Ransa invierte cerca del 2,5% de sus ventas en diversas tecnologías para crear cadenas de abastecimiento sincronizadas, en las cuales tienen procesos y métodos alineados en toda la cadena para una respuesta a demanda – On Demand. “Así, nuestros clientes pueden colaborar con diferentes actores para asegurar la disponibilidad de sus productos en el momento y lugar que el cliente final lo requiera y mejorar la calidad de servicio a través de herramientas de visibilidad y trazabilidad de todos sus productos a lo largo de la cadena en tiempo real”, sostiene Moro.
Por su parte, Maersk Line ha implementado una innovadora herramienta, el Remote Container Management (RCM), un producto único que entrega un valor agregado diferenciador en el segmento de refrigeración. “Alrededor del 90% de la carga que se transporta en el mundo se realiza vía mar, por lo que, en la industria del transporte marítimo, las navieras deben sumar valor a los exportadores entregándoles lo que ellos realmente necesitan: visibilidad de su carga”, comenta Blotte.
El RCM entrega al cliente la posibilidad de monitorear la carga en el contenedor refrigerado desde su origen hasta su destino final, obteniendo información en tiempo real acerca de la ubicación, temperatura y las condiciones atmosféricas. Con ello, permite tomar decisiones en el trayecto y garantiza que la fruta sea transportada con los grados necesarios para su conservación.

Crecimiento de la agroindustria
El dinamismo de la exportación agroindustrial representa un desafío y una oportunidad para la logística. Según el ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), el 2018 será un año histórico para las exportaciones peruanas, dentro de las cuales destaca la agroindustria en lo que respecta a productos no tradicionales, cuyo crecimiento es mayor que los envíos tradicionales (25% frente al 23.1% de los envíos mineros y tradicionales al mes de abril). “La capacidad logística viene teniendo un crecimiento orgánico de acuerdo con la demanda de las
exportaciones. En ese sentido, las exportaciones de productos perecibles requieren de un cuidado especial a través de contenedores refrigerados”, asevera Blotte.

Los expertos: RANSA Y MAERSK LINE
Para el caso del comercio exterior, desde hace más de 18 años Ransa ofrece el Servicio Integral de Logística de Exportación (SILE, creado en el año 2000), el cual incluye todos los servicios necesarios para enviar productos al extranjero. “SILE es un servicio logístico integral que asegura la eficiente exportación del producto, asegurando la cadena de frío de acuerdo con los estándares exigidos por los compradores internacionales, la inocuidad del producto y su exportación, ya que a través de nuestros protocolos de seguridad y certificación BASC, mitigamos cualquier riesgo de contaminación con sustancias ilícitas de los productos a exportar”, dice Tomás Moro.
El servicio incluye desde recoger el producto en el campo, la gestión del centro de acopio, procesamiento y embalado, servicio de valor agregado (maquila), almacenamiento refrigerado y/o congelado, transporte con temperatura y humedad controlada al puerto de embarque, interacción y gestión de los servicios de depósito  temporal, hasta el agenciamiento de aduanas y gestión con las agencias marítimas y las navieras. La empresa posee en el Callao un Centro de Distribución para productos con temperatura controlada que cuenta con una capacidad de más de 15,000 TM de almacenamiento. “Se utiliza para los servicios integrados de logística de exportación y los servicios integrados de logística de importación de productos perecederos”, dice. También ha ampliado su capacidad de planta para almacenamiento de productos refrigerados y congelados en Trujillo (1,700 TM de almacenamiento refrigerado/congelado) y en Paita (1,500 TM de almacenamiento refrigerado/ congelado). En la misma línea de apuesta por el crecimiento, este año incrementarán su flota de furgones y porta contenedores refrigerados para mejorar la calidad de los servicios de transporte del campo hasta el puerto de exportación.
Además, recientemente ha invertido más de S/. 15 MM de soles en el nuevo Centro de Distribución de Chiclayo, moderna infraestructura con capacidad para más 600 TM de productos refrigerados/ congelados para apoyar el desarrollo agroindustrial de la zona norte del país.


Tomás Moro, vicepresidente de Ransa Perú

De otro lado, el enfoque de Maersk Line está en acelerar el servicio al cliente y ser el carrier preferido al acercar los productos de los exportadores e importadores del Perú a sus destinos u orígenes por medio de la innovación. Gracias a la tecnología, indica, ahora podemos llegar a lugares a los que antes no podíamos. “Siempre se habla del “lejano oriente”, cuando nosotros queremos que sea un “cercano oriente”. Esto es importante porque todo lo que sea aumento del comercio internacional genera más riquezas para los países”, sostiene Diego Blotte.
Asimismo, la compañía es líder de la industria en el desarrollo del segmento digital. “Creemos en la mejora continua y en el desarrollo de servicios con valor agregado, como el perfeccionamiento en tiempos de tránsito o la implementación de RCM, además de nuestras plataformas online, que hace posible realizar reservas y gestionar requerimientos desde el sitio web”, dice. Recientemente, la empresa ha implementado para los clientes de contenedores refrigerados dos viajes semanales de Chile a Asia, así como un servicio directo desde Chile y Perú a Japón. “Uno de los nuevos servicios también utiliza acuerdos de transbordo para conectar 24 puertos en la región del Caribe con Asia, y viceversa”, dice. “Con los nuevos servicios entre Asia y Latinoamérica buscamos ofrecer una mayor flexibilidad y conexiones directas más rápidas y personalizadas”, agrega.


Diego Blotte, Country Manager de Maersk Line.