América Latina necesita mejorar infraestructura de transporte para aprovechar demanda mundial de sus bienes

América Latina sufre de un retraso de aproximadamente 30 años en infraestructura pendiente, una de las principales razones por la cual los países de la región continúan siendo subdesarrollados. Parte de esta infraestructura pendiente tiene que ver con puertos, aeropuertos, lineas ferroviarias y carreteras, cuyo desarrollo y deficiencia ubica a la región muy por debajo de los países miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en índices logísticos.

“Los países de la región están a 30 posiciones de llegar a los países de la OCDE en índices logísticos, y eso en gran parte debido a la falta de infraestructura”, sostiene Mauricio Castillo, CCO, Sigdo Koppers (Chile).

Para el ejecutivo, quien participó como ponente en el panel “Infraestructura: motor para la integración y crecimiento de las Américas”, en el marco de la III Cumbre Empresarial de las Américas, no se está aprovechando las enormes y ventajosas condiciones con que cuentan los países de América del Sur, como Perú, Brasil o Chile, en términos de ubicación geográfica y potencial exportador para los grandes consumidores del mundo como la población del Asia-Pacífico.

“Hoy en día, el 40%, 35% del planeta son países que están en vías de desarrollo, los cuales requieren de mucho recurso: nosotros lo tenemos, pero nos sale muy caro transportarlo, pues no están las carreteras, los ferrocarriles, los aeropuertos o los puertos necesarios y adecuados. Logísticamente somos caros, pero la demanda está ahí”, resaltó a Logística 360 Mauricio Castillo.

De otro lado, el especialista aseguró que hay un mal enfoque del transporte en la región en donde predomina el transporte de carga por carretera, debido en gran parte a intereses del mercado del petroleo y de los transportistas de carga terrestre principalmente informal. En ese sentido, sostuvo que se debe poner en agenda y priorizar el desarrollo del transporte ferroviario pues ofrece grandes oportunidades para las cadenas de exportación de cierto tipo de mercadería.

“A diferencia de los países desarrollados, en la región se usa mucha carretera, mucho camión, mucho petróleo. No hay eficiencia y, además, se contamina mucho. El uso del ferrocarril es fundamental para la región. La conexión de puertos con ferrocarriles forman un círculo virtuoso del transporte”, indicó.

Dato: 

La brecha de infraestructura en América Latina  asciende a US$150,000 millones.