Tecnologías para vencer las contingencias

Desde drones que pueden llegar a zonas de difícil acceso hasta impresoras 3D que producen diversos productos en, prácticamente, cualquier lugar, las nuevas tecnologías se han convertido en los mejores aliados de la logística y el recurso idóneo contra las contingencias.

Las cuatro revoluciones industriales fueron los periodos más representativos en cuanto a la transformación social, productiva y económica de la sociedad. Inició con la mecanización del trabajo en las grandes fábricas en los años de 1700. En el siglo XIX se dieron inventos como el automóvil, el submarino, el ferrocarril subterráneo, la turbina, el aeroplano, la máquina de escribir, la máquina de coser, el frigorífico y las conservas de lata, los grandes almacenes, el teléfono, el telégrafo, la radio, la fotografía, el cine, etc.
En los años de 1900, destacó el desarrollo de la electrónica, la televisión, la navegación espacial y el internet. Y entrados al siglo XXI, la industria 4.0 trajo consigo el internet de las cosas, la digitalización de la industria y la evolución de la inteligencia artificial. Sin embargo, la tecnología y los grandes inventos han estado siempre presentes. Tenemos por ejemplo el telescopio creado por el italiano Galileo Galilei en el siglo XVII, en épocas en las que se seguía discutiendo si los planetas y los satélites giraban alrededor de la Tierra o del Sol.
La imprenta, inventada por Johannes Gutenberg en el siglo XV; la brújula magnética y el papel; la carretilla, los puentes colgantes: tecnologías o invenciones desarrolladas entre los años 1000 y 2000 de la era cristiana.
Si lo pensamos, en su tiempo todos estos inventos también pudieron servir (o sirvieron) de apoyo y soporte logístico.
Mario Bunge dice: «Un mundo le es dado al hombre; su gloria no es soportar o despreciar este mundo, sino enriquecerlo construyendo otros universos…: crea así el mundo de los artefactos y el mundo de la cultura».
Hoy, las tecnologías no solo siguen influyendo en las formas de trabajo e interrelación social del ser humano, sino que además continúan siendo un soporte para las actividades del hombre en sus diversas esferas sociales, desde sus relaciones cotidianas hasta sus horas de producción laboral.
En el sector productivo y económico, diversas innovaciones tecnológicas facilitan y hacen más eficientes muchas labores de carácter logístico. Su importancia acrecienta aún más cuando estas se aplican en situaciones en que el flujo de la cadena de abastecimiento se ve obstruido, evitando roturas de stock, desabastecimiento, demoras de lead times, altos costos, ineficiencia.
Entregas asincrónicas Este sistema, muy enfocado en el e-commerce, se basa en la tecnología de lockers inteligentes que almacenan mercadería. Las empresas distribuyen estos lockers en diferentes puntos estratégicos, dando la opción al cliente final de recoger la mercadería en el momento que desee.
Un caso muy interesante de su aplicación se dio en el sur de Argentina, en donde una empresa de telecomunicaciones tenía problemas de envío de mercadería en épocas de nevada.
«La empresa tiene que recorrer 300 km para dejar la mercadería, pero al estar la carretera bloqueada, los camiones tenían que regresar llenos a los centros de distribución», relata José Manuel Alvarez, gerente de Experiencias y Servicios Domésticos de Scharff.
Para dar solución a ello, la empresa estableció una red de lockers en los caminos donde tenían mayor contingencia, dejando mercadería crítica o necesaria para que no haya quiebre del stock que sería utilizado en las atenciones de servicio técnico.
«Obviamente tampoco van a dejar toda la mercadería en los lockers», precisa. Esta tecnología les permitió hacer menos recorridos, con los mejores lead times y bajos costos por transporte, además de reducir a cero las posibilidades de quiebre de stock en los niveles de servicio.

Allí llegan los drones
En Europa los drones ya están siendo utilizados de manera regular en trabajos vinculados a la logística. Por ejemplo, en el sector agrícola hay drones que se utilizan para hacer mapeos de calor en las zonas de cultivo, detectando el aumento o disminución de las plagas, lo cual permite el uso adecuado del agua y mejora el 5% del rendimiento por hectárea de los químicos, etc.
«Eso les evita tener contingencias al momento de la extracción de los productos agrícolas para que no los saquen dañados o mermados», comenta Alvarez.
De otro lado, en Ruanda los drones están salvando vidas. Por su compleja geografía, el envío de medicinas y bolsas de sangre a las zonas alejadas y pobres del país se hace muy difícil. Ante ello, una empresa estadounidense decidió realizar las entregas por medio de drones. Estos drones pueden cargar hasta 1 kilo y medio de mercadería, las entregas las hacen en 15 minutos; con ellos, están atendiendo a 7 millones de personas que reciben sangre o medicina. Su recorrido lo hacen de dos maneras: desde bases estratégicas en los hospitales donde tienen la mercadería, catapultan los drones y estos vuelan por este impulso hasta la mitad del recorrido; y durante la segunda mitad del tramo son controlados remotamente.
«Llegan a abastecer lugares prácticamente inaccesibles, y están salvando vidas», enfatiza el representante de Scharff.

IoT para trazar
Básicamente, el internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es un concepto que consiste en que las cosas empiezan a transmitir información y esta es utilizada por las empresas para su beneficio, del producto y de sus clientes.
«Por ejemplo, refrigeradoras que detectan que hay desabastecimiento de leche en cada una de las casas y que disparan automáticamente avisos a las empresas productoras de leche de que en ciertos lugares está faltando la leche», explica. Este concepto está siendo usado ya por las empresas para fines de trazabilidad.
Por ejemplo, hay una empresa industrial peruana que utiliza este concepto para la trazabilidad de mercadería que envían a Estados Unidos en contenedores y que necesita de temperatura controlada. Inicialmente la compañía no podía saber de cualquier problema que aconteciese con la mercadería, sino hasta llegar a su destino al otro lado del mar. Sin embargo, hoy utilizan este concepto para visibilizar directamente la mercadería durante todo su trayecto. Por ejemplo, pueden controlar minuto a minuto la temperatura de la mercadería, «y si por cualquier motivo ha ingresado agua al contenedor, lo detectan y le dan solución».
«Ahora reducen el riesgo de pérdida de carga y daño en los activos, tienen una reducción de inspecciones manuales, tienen cero reclamaciones por entrega mercadería en mal estado (cuando detectan una mercadería en mal estado avisan al cliente o ejecutan planes de contingencia para reabastecer)», apunta.
Álvarez recuerda que Scharff está utilizando actualmente el concepto de internet de las cosas a través de sensores que son colocados en los paquetes; con ello, dependiendo de la necesidad del cliente o del producto, se puede detectar la humedad, la temperatura, su georreferencia, si la mercadería ha sido violentada. «Te genera parámetros de control increíbles», resalta.

Impresión 3D para Logística
En Alemania han empezado a imprimir repuestos de autopartes. Una empresa en particular, por ejemplo, se dio cuenta que tenía problemas con el stock de poca rotación (este stock lo constituían los repuestos de los carros de modelos antiguos), lo que generaba roturas de stock y mayores costos por mantenimiento de existencias inmovilizadas.
La solución de la empresa fue utilizar las impresoras 3D para crear estos repuestos en lugar de traerlos desde sus fábricas hasta el almacén, lo que implicaba un lead time más largo; al empezar a utilizar esta tecnología, la empresa ha reducido su stock de productos entre 5 y 10% y han minimizado considerablemente sus lead times.