Lean Manufacturing vs. Six Sigma: ¿en qué se diferencian?

Ambas metodologías buscan, desde sus distintos enfoques, mejorar los procesos logísticos de una empresa y reducir sus errores.

Dentro de la logística de una empresa, cada error cuesta dinero, tiempo e insatisfacción también por parte los clientes. Además, cada variabilidad en la logística produce fallos ocultos que incrementan poco a poco los costos y la incapacidad para solucionarlos. Por ello existen métodos que ayudan a disminuir los errores que puedan presentarse, como los reconocidos Lean Manufacturing y el Six Sigma represent. Sin embargo, cabe preguntarse: ¿en qué se diferencian estos dos?

Antes de enumerar sus diferencias hay que resaltar sus similitudes: ambas permiten reducir los errores en la logística, se enfocan en la eliminación de desperdicios (sobreproducción, exceso de transporte, etc.) e implementan técnicas y herramientas de mejora para agilizar los procesos. Por ello, la mejor decisión no pasaría por elegir uno de estos métodos y descartar el otro, sino por trabajar empleando parte ambos.

Cifras y beneficios de cada una:

Según la consultora Lean Enterprise Partner, el Lean Manufacturing reduce los desperdicios de la logística en un 20 %, los tiempos de plazos de entrega de productos hasta en un 75 %, y el inventario (capital de trabajo) hasta en un 75 %.

De acuerdo a la firma Lean Solutions, la mayoría de las empresas tradicionales tienen un 6,37 % de defectos, lo que conlleva a una logística que solo rinde a un 70 %. El Six Sigma busca reducir este porcentaje de defectos a un casi imperceptible 0,00034 %. Además, aumenta el rendimiento de los procesos hasta en un 99,99 %.

Los procesos y los plazos varían:

El Lean Manufacturing posee ideas sencillas de realizar para sus procedimientos y dispone de técnicas adecuadas para personas sin conocimientos, tales como operarios o personal administrativo. Este método se construye con un trabajo en equipo e impulsa las mejores continuas. Tiene un plazo de 1 a 3 meses para ver los beneficios.

El Six Sigma, por su lado, es una metodología de trabajo claramente enfocada en estadísticas, métricas y en los KPI (Key Performance Indicators). Implementarlo requiere una formación exhaustiva y de personas especializadas, con pensamiento numérico y ordenado. Tiene un plazo de 2 a 6 meses para ver los beneficios.

Como se mencionó, ambas metodologías deben coexistir en una empresa. Mientras que el Lean Manufacturing brinda estabilidad a la logística, el Six Sigma otorga datos precisos y estadísticos para mejorar aún más los procesos. Si tu objetivo es conocer todos los pormenores, ventajas, aplicaciones y herramientas que ofrecen estos dos métodos, participa del Diploma Internacional en Lean Supply Chain & Logistics Management de ESAN.

Fuentes:

  • Lean Enterprise Partners. “What kind of results should you expect from a Lean implementation?”
  • Lean Solutions. “¿Qué es el Six Sigma?”
  • Lean 6 Sigma Nexus Online. “Diferencias entre Lean y Six Sigma”.
  • “Lean Manufacturing vs. Six Sigma”.

Fuente del artículo: conexiónesan