Tendencias en logística para el 2018

Los nuevos sistemas de ventas como el eCommerce y el Dropshipping, sumados al desarrollo tecnológico y la preocupación generalizada por volver más eficientes los procesos, de manera que afecten lo menos posible el medio ambiente, han impulsado la modernización de los sistemas logísticos, que siguen evolucionando cada día.

Para el 2018 se continuará perfeccionando la fusión de las nuevas tecnologías con la logística, enfocados en brindar una experiencia satisfactoria al cliente final.

  1. Logística verde

Problemas como el calentamiento global y las emisiones de carbono, así como el interés de las empresas por los certificados de calidad, han llevado al sector logístico a implementar sistemas de gestión ambiental, utilizando métodos alternativos para las entregas y eligiendo proveedores que implementen “procesos verdes”.

Además del compromiso que deben tener todas las empresas hoy para el cuidado del planeta -sobre todo aquellas relacionadas con el transporte- el hecho de ser eco friendly genera una imagen de marca positiva que representa una razón de peso en las preferencias de los clientes.

La logística verde busca estrategias y procesos que dañen lo menos posible el medio ambiente

Dentro del almacén

Se trata de poseer infraestructuras que faciliten y hagan más eficiente el manejo interno de la mercadería. A menos movimientos, se consumen menos recursos.  Se busca:

  • Un mayor aprovechamiento de luz natural.
  • Usar fuentes de energía renovables.
  • Fomentar una cultura de ahorro energético entre los trabajadores.

En el embalaje

El objetivo es reducir lo más posible el uso de embalajes por paquete.

Se deben emplear preferentemente materiales biodegradables, reciclados o que puedan reciclarse.

Tener un eficiente manejo de los residuos.

Durante el proceso de distribución

Son diversas las medidas que se pueden implementar en esta área, por ejemplo:

  • Mantener la flota en óptimas condiciones para reducir la emisión de contaminantes.
  • Sistemas de distribución alternativos no contaminantes como bicicletas, vehículos eléctricos o drones para paquetes pequeños.
  • Optimizar el diseño de rutas y gestión de flota.
  • Realizar entregas en un punto específico a los que acudan los clientes.
  1. Inteligencia Artificial

Ya se emplean robots en algunos centros de distribución en tareas como el picking o carretillas elevadoras autónomas guiadas con visión.

Además, el IoT está cada día más presente en este sector en el denominado Smart Logistics o Logística Inteligente, automatizando procesos en la cadena de suministro y para volver más eficiente la comunicación entre las distintas unidades.

En un futuro próximo, se espera llevar la AI al transporte, con conducción automática de las unidades. Esta tendencia actualmente ya se prueba en Estados Unidos y algunos países de Europa. Representaría un importante ahorro de recursos y la posibilidad de que la gestión de flota no sea limitada por el tiempo de descanso reglamentario: un conductor automático podría trabajar las 24 horas y se evitarían los accidentes por cansancio. Sin embargo, tendría que ser regulado para afectar lo menos posible las fuentes de empleo.

  1. Mejorar la última milla

El eCommerce continúa en aumento y es este sector el más interesado en la llamada última milla, que se refiere al recorrido entre el último punto de permanencia del paquete al cliente final. Este trayecto suele ser el más costoso, contaminante e ineficiente.

El comprador digital tiene mucho poder (y lo sabe) ya que puede calificar negativamente un mal servicio, afectando la reputación de la marca e influyendo en la decisión de compra de nuevos clientes. Por estos motivos, se deben idear nuevas formas de entrega más rápidas, económicas y flexibles para satisfacer sus demandas.

Estos clientes son más exigentes y buscan comunicación constante con el vendedor, conocer el estado de sus envíos en todo momento y entregas a tiempo. Para lograrlo, las empresas tendrán que optimizar la última milla con algunas de las siguientes estrategias:

Entregas en puntos de conveniencia

La mayoría de los operadores de transporte actualmente tienen una red de puntos de conveniencia a la que los clientes tienen la opción de acudir a recoger su paquete en lugar de esperar a recibirlo en su casa. Esto ahorra tiempo, costos, genera menos tráfico y contaminación al evitar que pequeños vehículos vayan de puerta en puerta entregando los pedidos.

Comunicación del repartidor con el cliente final

La mejor manera de evitar entregas fallidas es cuando el cliente tiene la opción de estar en contacto directo con el repartidor. De esta manera, ellos pueden indicar en qué momento estarán en su casa, si es que pueden entregar el paquete a algún vecino o cambiar la dirección de entrega.

Gestión de flota

Los nuevos sistemas de control y seguimiento en línea permiten visualizar en tiempo real el proceso de entrega de cada unidad, gestiones en terreno y el estado de los envíos. Esto permite tener un control en todo momento de las entregas y por lo tanto permite reaccionar ante retrasos/ imprevistos u otro hecho que puede poner en riesgo una entrega exitosa.

Como vemos, la transformación digital está presente en todas las áreas de la industria y el comercio, y la logística no es la excepción. Las empresas del sector deben adoptar las nuevas tecnologías para mantenerse competitivas y así satisfacer a los (cada vez más exigentes) clientes.

¿Cómo crees que viene este 2018? Te invito a comentar.

Drivin es una herramienta de ruteo y monitoreo en línea de las entregas que ayuda a planificar las rutas de despacho, logrando ahorros importantes en los costos de transporte y mejoras en el nivel de servicio que le entregas a tus clientes. Además entrega visibilidad en todo momento tanto a tus clientes, como a tu operación acerca del estado de las entregas y de tus vehículos.

Por: Francisca Howard

Ingeniero Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez. Actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo Comercial en Drivin, una solución SaaS que permite a empresas con operaciones intensivas de despacho, reducir de manera significativa sus costos de transporte y además mejorar la calidad en el servicio a sus clientes finales.