Qué es el blockchain y cuál es su impacto en la logística

El blockchain (también conocido como cadena de bloques) funciona a modo de registro o almacenamiento digital y en tiempo real de la información de cualquier transacción y proceso; estos datos se registran de manera encriptada, de tal modo que lo hace más fiable al evitar su modificación una vez han sido grabados.

Además, todos los implicados en la transacción o el proceso (proveedores, productores, operadores de logística, minoristas, etc.) pueden crear conjuntamente una huella digital que se va actualizando cada vez que se interactúa de alguna forma con un elemento en su camino hacia el consumidor final.

Esta plataforma blockchain funcionará en conjunción con elementos de IoT (sensores, transponders, códigos QR, stickers NFC) y usará smart contracts (software) para modelar acuerdos entre las diferentes partes, garantizar que dichos acuerdos son satisfechos o controlar el cumplimiento de regulaciones.

De esa forma, hay una mayor transparencia y seguridad en la información registrada de las transacciones y procesos que se realicen, lo cual además puede ser vista de manera pública.

Así, la adopción de blockchain tiene el potencial de reducir significativamente el costo y la complejidad actual de las operaciones en diversos sectores, entre ellos el logístico; reduce la cantidad de tareas y registros manuales; minimiza costos y tiempos; asimismo, brinda mayor trazabilidad, seguridad y transparencia en las transacciones y procesos, etc.

Blockchain en la logística

Las actividades vinculadas a la logística donde se están haciendo esfuerzos por aplicar esta tecnología son el comercio internacional, transporte terrestre de mercancías, trazabilidad de producto y reparto de “última milla”.

En el caso de la trazabilidad, el blockchain hace posible el rastreo continuado y permanente de todos los detalles en cada uno de los pasos y transacciones del proceso logístico, así como de activos e inventarios, lo que permite reducir costes extra o retrasos de entrega.

En ese sentido, su impacto también es importante en la seguridad en la cadena de suministros, ya que, por ejemplo, el blockchain permite hacer un seguimiento digital de los productos desde que se fabrican hasta que llegan al consumidor; toda esa información (lugar de origen, fecha de caducidad, nivel de temperatura, etc.) es confiable y almacenada de manera inmutable.

«Los consumidores cada vez solicitan más información sobre el lugar de fabricación y contenido de los productos que adquieren. En Estados Unidos se estima que cada año hay alrededor de 48 millones de enfermedades transmitidas por los alimentos, de las cuales 128.000 requieren hospitalización», dice al respecto Germán Sánchez, experto en Blockchain de IBM España.

Un caso exitoso en logística y comercio exterior es lo hecho por Maersk Line en transporte marítimo de mercancías y la trazabilidad de contenedores. Con una solución desarrollad junto a IBM, han lograda dar transparencia y seguridad a toda su cadena de transporte de contenedores.

Asimismo, han obtenido ventajas para todos los socios con un ahorro de costes en el papeleo, reducción del fraude y errores, agilización de las operaciones, etc.

Por otro lado, según la página web En la carretera, estas son otras de las principales aplicaciones del blockchain en el sector logístico y las ventajas que pueden aportar:

Aplicaciones del blockchain en logística.

  • Compartir la información sobre el proceso de creación y distribución de productos con otros agentes (proveedores, clientes, etc.).
  • Registro de la cantidad y transacciones de mercancías a lo largo de toda la cadena de suministro.
  • Rastreo de las órdenes de compra, las modificaciones realizadas sobre las órdenes originales, pagos, recibos, notificaciones, etc.
  • Verificación de certificaciones de determinados productos o materiales.

Ventajas del blockchain en logística.

  • Mayor trasparencia gracias al registro y recopilación de información durante toda la cadena de suministro. Los clientes, pero también otros agentes como los auditores, tendrán a su disposición el historial completo de todos los movimientos del producto.
  • Más seguridad: El sistema de encriptado que evita la manipulación de toda la información registrada, así como los posibles fraudes, aporta una seguridad mayor.
  • Mejor comunicación: Esta tecnología permite a los clientes dar respuesta sobre los productos recibidos, conectando la información del proveedor y fabricante con el usuario final.
  • Fidelización: Conocer, a través de la tecnología blockchain, el origen del producto adquirido y su recorrido hasta llegar a manos del cliente, aportará un valor añadido a los consumidores que haga que se sientan más seguros con la compañía.
  • Escalabilidad mejorada: Este sistema permite aumentar tanto el número de procesos rastreables como el número de agentes con acceso a dicha información, además de identificar tendencias y ayudar a la compañía a hacer crecer su negocio para dar respuesta al mercado.

Igualmente, la página CdeComunicación.es Logística expone algunas observaciones importantes sobre el blockchain en logística:

  • Lo primero que puede ofrecer a cualquier sector y resultará útil en la logística: el Smart Contract. Los contratos inteligentes (puede ser un contrato entre un operador logístico y una tienda de distribución de alimentos) aportan ventajas a múltiples sectores, pero en logística, con las distintas complicaciones que pueden surgir a lo largo de la cadena de suministro, pueden ser esenciales y eliminar un lastre que puede dificultar los procesos: el papel.
  • De hecho, hay iniciativas reales en cada una de esas categorías y corresponden a empresas como: Maersk, SmartLog, BlockLab, T-Mining, Provenance, Smart AgriFood o en servicios postales de países como Estados Unidos, Canadá o Australia.
  • Una ventaja tras otra: blockchain puede llevar tras de sí la solución a grandes desafíos y retos a los que la industria logística se enfrenta cada día. Por el momento, lo que se sabe es que sería capaz de optimizar los procesos a lo largo de toda la cadena de suministro gracias a la accesibilidad de la información y la documentación y a la creación de procesos automáticos entre empresas que hoy en día siguen suponiendo largos procedimientos de burocracia.
  • Asimismo, otra ventaja sería la posibilidad de hacer de la cadena de suministro un proceso transparente. De esta forma, si todos los actores tienen información de en qué lugar se encuentra, por ejemplo, la mercancía que se está transportando, se lograrían reducir los tiempos y costes.