Digital analytics: una oportunidad en el suministro

De la seguridad a la gestión de inventarios, la analítica digital puede ser vital en la búsqueda de eficiencias. Pero sigue siendo desaprovechada.

En tiempos en los que la eficiencia es la vía para robustecer la rentabilidad, la analítica digital juega un papel medular en la cadena de suministro. “El impacto en la implementación de herramientas tecnológicas se percibe desde todos los pilares estratégicos: la seguridad, la calidad, el nivel de servicio y los costos”, asegura Roberto Figari, gerente de supply chain de Corporación Lindley.

La seguridad ha sido uno de los frentes que la embotelladora ha priorizado. ¿Cómo? A través de la implementación de un sistema de monitoreo del transporte por telemetría, que le suma al GPS la medición de la conducción. “Esta nos permite identificar actos y condiciones inseguras en tiempo real, como paradas en zonas no autorizadas, desvíos de la hora de ruta planificada, excesos de velocidad y maniobras bruscas”, explica.

La información y las alertas procesadas le permiten a Lindleygerenciar al equipo de conductores a través de una calificación, capacitar, premiar y sancionar de acuerdo al resultado. Figari asegura que la empresa ha logrado reducir sus niveles de accidentes en 15% en lo que va del año, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Pero la gama de usos de digital analytics es mucho más amplia.

Decisiones y eficiencia

Víctor Menghi, socio de consultoría de EY Perú, destaca la oportunidad del uso de la analítica digital en la gestión de almacenes. “Ahorras en mano de obra y obtienes más exactitud sobre los inventarios. La analítica también permite percibir si hay mucho movimiento o un movimiento innecesario de mercadería. O si existe algún error sobre la ubicación de un producto en particular”, explica.

Otro beneficio destacado por los expertos está en las compras, sobre todo en la gestión de categorías. Facilita data “para determinar si el gasto en cada una es correcto y evaluar oportunidades de compra”, destaca Menghi. Pero eso sólo es posible bajo condiciones básicas: bases de datos limpias y bien organizadas.

Si bien hay ejemplos como Corporación Lindley —y otras empresas de consumo masivo e hidrocarburos–, el uso de la analítica digital en el Perú aún no es extendido. La oportunidad está servida.

Fuente: SEMANAeconómica