Artículo – El cisne negro en la logística

por Richard Zamora – Ejecutivo sénior en Logística-Operaciones y docente universitario

En el “Viejo Mundo” se creía que todos los cisnes eran blancos, parecía una creencia irrefutable hasta que se descubrió Australia y en ella a cisnes de color negro (Nassim Nicholas Taleb). Metafóricamente, el cisne negro es un suceso que se caracteriza por los siguientes atributos:
1. Es una rareza que está fuera de las expectativas normales.
2. Produce un impacto tremendo.
3. Pese a su condición de rareza, la naturaleza humana hace que se le inventen explicaciones a su existencia después del hecho haciéndolo, erróneamente, explicable y predecible.

Todos los grandes cambios han sido cisnes negros que nadie había pronosticado. Ejemplo de ello son el Facebook, Twitter, y los efectos de la difusión de internet. Nuestra necesidad de racionalizar cada proceso (algo necesario para establecer un plan de producción, MRPS y sistemas de abastecimiento) busca dar sentido a casi todo; sin embargo, aceptar la idea de lo impredecible es algo que cuesta  aceptar. Es por ello que nos sentimos capaces de predecir los hechos o cambiar el curso de la historia. Hacemos proyecciones a  futuro (prospectiva) sin darnos cuenta que no podemos prever lo que puede suceder en los siguientes meses (algún cambio político o social, por ejemplo, puede afectar el presupuesto de ventas y gastos). Lo sorprendente no es la magnitud de nuestros errores de predicción y la gestión de la demanda sino la falta de conciencia que tenemos de ellos.

¿Qué hacer con nuestras operaciones logísticas?
1. Taleb, menciona en su Best Seller, que la lógica del cisne negro hace que lo que no sabemos sea más importante que lo que sabemos. Tengamos en cuenta que muchos cisnes negros pueden ser causados y exacerbados por el simple hecho de ser inesperados.
2.Quizá la búsqueda de la flexibilidad de nuestras operaciones debe sustentarse en el cumplimiento del presupuesto base definido y aprobado en las semanas finales del año anterior a la gestión actual (bajo escenarios económicos, políticos y sociales previstos con ingeniería y en base a supuestos). Sin embargo, en la ejecución del presupuesto será necesario monitorear los indicadores estratégicos, tácticos y operativos.
3. Será necesario sustentar los sucesos imprevistos a través de un enfoque costo/beneficio en donde –en base a la experiencia– la metodología de costos, quizá, pueda ser el soporte de decisiones sobre la gran encrucijada: vender
más (arriesgar mucho más en base un objetivo prudente) versus los posibles incrementos que se presenten en los costos logísticos necesarios para el cumplimiento de ventas (incremento de stock, mayor gasto de flete, más horas
extras, entre otros detalles), lo que alerta –en base a los KPI predefinidos– algún derroche de gastos innecesarios.
4. Según Taled, los negocios de mayor éxito son precisamente aquellos en que se sabe trabajar con la incertidumbre e incluso explotarla. Hay cisnes negros tanto positivos como negativos. Un negocio de cisne negro positivo es donde la incertidumbre es compensada de vez en cuando, pero en uno negativo lo inesperado puede golpear con fuerza y herir de gravedad.
5. Al formular un presupuesto de gastos, que es necesario para conseguir el capital de trabajo y sustentar a los accionistas los resultados esperados al año siguiente, no debemos intentar predecir cisnes negros porque eso nos hace más vulnerables a los que no hemos previsto. Para Taled “más vale invertir en estar preparados”.